¿Qué haces cuando un Huracán Performante no es suficientemente rápido? Lo sobrealimentas, obviamente.

Los superautos son geniales. Combinan ingeniería y diseño con el propósito de ser lo más rápidos posibles. Sin embargo, disfrutar de tales máquinas a su máximo potencial es un desafío. Las carreteras públicas no son lugar para exceso de velocidad u otras travesuras peligrosas, por lo que una pista de aterrizaje es el banco de pruebas perfecto. El último video de Johnny Bohmer Proving Grounds nos muestra a un Lamborghini Huracán Performante 2018 sobrealimentado que utiliza todo el concreto disponible para alcanzar 210 millas por hora (337 kilómetros por hora).

El Huracán necesitó las 2.3 millas de los campos de pruebas de Johnny Bohmer para alcanzar la velocidad loca. El superauto italiano se disparó a 80mph (128kph) en un instante antes de que disminuyera notablemente a alrededor de 150mph (241kph). Pero el velocímetro continúa subiendo con facilidad más allá de 200mph (321 kph) antes de alcanzar 210.226mph (338.326 kph).

Alimentando el Huracán hay un V10 5.2 litros sobrealimentado, que se combina con una caja de cambios automática de siete velocidades. En el carro estándar, el motor produce 630 caballos de fuerza (469 kilovatios) y 442 libras-pie (599 Newton-metros) de torque. Sin embargo, Johnny Bohmer Proving Grounds enumera la potencia del Lamborghini sobrealimentado como si fuera la del auto de serie. Esto es probablemente debido a que el dueño probablemente no a podido probarlo en un dinamómetro. 

Lograr velocidades impensables en un carro es divertido. La velocidad y el sonido son una explosión, y el toque de peligro es emocionante, a pesar de que el Lamborghini estaba acelerando en un lugar seguro. Hay mejores lugares para divertirse detrás del volante de un superauto, que en tu viaje diario al trabajo. Guarda eso para la pista. O pista de aterrizaje. Pero no lo hagas en la vía pública.