Un sacrificio para el bien común.

El precio de venta inferior a $60,000 del Chevrolet Corvette 2020 siempre pareció demasiado bueno para ser real, y ahora sabemos por qué. Un reporte de Motor Trend indica que una fuente interna de General Motors reveló que cada unidad vendida por menos de $80,000 representa una pérdida para la compañía. La fuente afirmó además que el precio del carro será incrementado en 2021, seguido por otros posibles aumentos en el futuro. ¿Pero cuándo será el aumento lo suficientemente alto para regresar la rentabilidad del modelo?

Esta estrategia no es nueva. Es normal que un fabricante tome ocasionalmente el riesgo de comercializar a perdida un ‘vehículo de imagen’, con especificaciones y precios poco convencionales, esperando que las ganancias producidas por sus modelos de alto volumen compensen la pérdida. Lo interesante es la supuesta estrategia de mercadeo de GM, ya que de acuerdo con la fuente de Motor Trend, el precio proyectado para el C8 era de $79,995 considerando su nueva configuración y rediseño. Este precio sin embargo, implicaba un enorme salto desde el C7, y para evitar quejas de los clientes, Chevrolet aceptó asumir la pérdida. Esperan que con la extensa lista de opciones, los compradores conviertan a sus Corvettes de $60,000 en máquinas con precios más cercanos a los $80,000.

Galería: Versión más cara del Chevrolet Corvette Stingray Coupe 2020

Los precios de las eventuales versiones Z06 y ZR1 también es un factor importante. La fuente dice que el punto ideal para la rentabilidad se encuentra entre los $80,000 y $100,000. Claro que una vez que se cruza la barrera de las seis cifras el volumen disminuye drásticamente. Habrá que esperar y ver como Chevrolet y GM manejan esta situación, deseando que sus planes vayan de acuerdo a lo previsto y no sufran grandes pérdidas.

Fuente: Motor Trend