Para empezar, no es un Ferrari.

Es fácil creer que este es una versión del Ferrari 360 de competencias disputando un rally. Pero nada está más alejado de la realidad. Comprobando de manera muy clara que las apariencias engañan, lo que parece ser un Ferrari con predilección por la gravilla no tiene nada de Ferrari bajo su carrocería de 360 Modena. 

Nuestros colegas de Road and Track se toparon con este carro de rally en redes sociales, y después de una profunda investigación descubrieron que se trata de un proyecto independiente construido en un chasis de marco tubular con la carrocería de un Ferrari 360 Modena. En el compartimento del motor no está el V8 de 3.6 de 400 caballos de fuerza que normalmente se encuentra en el 360 Modena. En su lugar hay un par de motores Suzuki derivados de motocicletas, cada generando 200 caballos de fuerza para igualar la potencia original de un 360 Modena auténtico.

Creado por el equipo de rally español Ya-Car, este vehículo posee tracción total a diferencia de la tracción trasera del Ferrari. Otro cambio obvio es la diferencia de altura en las suspensiones, ya que es muy distinto recorrer una calle que un camino de tierra en un rally. Parece tener ventanas de policarbonato para disminuir el peso, mientras que la entrada de aire en el techo y el alerón trasero son pistas adicionales de que no estamos frente a un 360 Modena típico.

El sistema de escapes dobles con tubos expuestos hacia el cetro de la parte frontal del carro  representa una gran diferencia con respecto al sistema cuádruple del 360 Modena y el Challenge Stradale, que llevan dos salidas a cada lado del parachoques en dos aberturas que el carro de rally conserva, pero ahora vacías. Es más similar a los escapes del 360 GT o GTC, aunque creemos que en el taller de Ya-Car instalaron un escape personalizado al igual que otros elementos que conformaron este ‘Ferrari’ de rally.