Igual preferimos station wagon.

La línea de modelos RS de Audi sigue creciendo en Estados Unidos, gracias a la llegada de nuevos modelos como la RS Q8, y a algunos retornos como el del RS6, la variante más potente del A6, cuya última aparición en el mercado estadounidense ocurrió hace más de diez años. A diferencia que en el pasado cuando era de uso exclusivo del modelo sedán, el emblema RS 6 es ahora vestido por una station wagon bajo la denominación Avant. Y parece que así quedarán las cosas.

Si bien el RS 6 es totalmente posible, todo indica que no ocurrirá. Así nos lo sugirió Filip Brabec, vicepresidente de producto de Audi Estados Unidos, en una entrevista exclusiva con Motor1.com durante el Auto Show de Los Angeles. Barbec indicó que con el RS 7 Sportback, "Audi cubre un buen número de las personas que gravitan en el espacio de los sedanes de ese estilo, lo que nos hace considerar, cuántas ventas más realmente podríamos conquistar con una versión tan similar”.

En pocas palabras, Brabec sostiene que un RS 7 Sportback hace que el RS 6 sea redundante. Lo cual tiene sentido, ya que los modelos medianos de Audi comparten su mecánica, lo que hace que el RS 7 sea un RS 6 hatchback. Al margen de los gustos de cada cliente y las cuestiones estéticas, hay muy pocas diferencias entre ambos modelos desde el punto de vista técnico, la única diferencia significativa sería que el RS 6 sedán pesaría unas libras menos que el RS 7, dado que el menos poderoso S6 pesa 111 libras menos que el S7.

Aún así, con más de 600 caballos de fuerza generados por su V8 doble turbo de 4.0 litros, el RS7 y la RS6 Avant son vehículos muy rápidos, y mucho más versátiles que la hipotética versión sedán.