Nadie necesita 603 caballos de fuerza en una SUV, pero qué bueno es saber que están allí a nuestra disposición.

Las SUVs de performance son un fenómeno reciente que llegó para quedarse, al menos en el mediano plazo. Una de las marcas que está aprovechando mejor esta tendencia es Mercedes-AMG, que caba de estrenar en el Auto Show de Los Ángeles las versiones más recientes de sus dos camionetas más poderosas, las GLE 63 S and GLS 63.

Galería: Mercedes-AMG GLE 63 S 2021

¿Qué tienen en común estas dos SUVs? Más de lo inmediatamente aparente. Para empezar los dos modelos utilizan el mismo V8 de turbos gemelos de 4.0 litros, generando en ambos vehículos 603 caballos de fuerza y 627 lbs.-pie de torque, incluyendo 21 hp y 184 lb-pie producidos por su encendido/generador EQ Boost. Ambas camionetas también usan el mismo sistema de suspensión de aire y las misma transmisión automática de nueve velocidades acoplada al sistema de tracción total 4Matic+ complementado por un sistema de distribución de torque totalmente adaptable, que puede mandar la totalidad de la potencia a las ruedas traseras, o distribuirla hasta un equitativo 50/50 entre los dos ejes, dependiendo de las necesidades de tracción del momento.

Galería: Mercedes-AMG GLS 63 2021

La más rápida de estas dos SUVs de Mercedes es obviamente la GLE 63 S, que es la más liviana, y que logra una impresionante aceleración de 0 a 60 mph en solo 3.7 segundos. Por su parte, la más grande y pesada GLS 63 necesita cuatro décimas de segundo más, para un total de 4.1 segundos. Ambas camionetas tendrán su velocidad máxima limitada electrónicamente a 174 mph.

En materia de estilo, los dos vehículos obtienen por primera vez la parrilla Panamericana de rayos verticales inspirada en los Mercedes-Benz 300SL que arrasaron en la Carrera Panamericana de 1952, así como un sistema de escape cuádruple, y un kit de apariencia que los hace lucir más agresivos y deportivos. Enormes entradas de aire frontales enfatizan su estatus en el tope de sus respectivas líneas en materia de potencia, al igual que sus rines de 21 pulgadas en la GLE, y de 23 pulgadas en la GLS.

Aunque estos modelos AMG están posicionados en el tope de sus respectivas líneas, sus listas de opciones son bastante extensas. Las mismas incluyen desde instrumentos proyectados en el parabrisas hasta un sistema de sonido de Burmester, así como otras opciones como un sistema de control de clima de cuatro zonas para la GLE, o un sistema de entretenimiento con video para las segunda fila de asientos de la GLS. 

Tanto la GLE 63 S como la GLS 63 comenzarán a ser vendidas en Estados Unidos a mediados de 2020. Sus precios serán anunciados a mediados en una fecha cercana al momento de su llegada a los concesionarios.