Los compradores de modelos de performance prefieren estilo tradicional.

Gústele a quien le guste la era del Ford Mustang eléctrico ya está aquí. Quizás el hecho de que la nueva Mustang Mach-E no sea un cupé deportivo sino una crossover eléctrica de cinco puestos, sea un problema para los puristas y fanáticos del modelo, pero no lo será para nadie más. Aún así durante la larga presentación del modelo el pasado domingo 17 de noviembre, ejecutivos de Ford prometieron una y otra ves, que la camioneta se "conduciría como un Mustang", y que su versión más poderosa alcanzaría las 60 millas por hora en menos de cuatro segundos. 

Sin embargo, solo una de las variantes de la Mach-E puede reivindicar para si esa brutal aceleración, el modelo GT.  La apariencia de la Mustang Mach-E GT es distinta a la del resto de las Mach-E, y definitivamente resalta entre sus hermanas. Autoblog pregunto cuales fueron los motivos para esta apariencia única de versión GT.  

En pocas palabras, Ford determinó que los compradores orientados hacia carros de performance favorecen una apariencia más tradicional, motivo por el cual la versión GT tiene un panel delantero con una textura que imita a la de una parrilla en lugar del panel liso de las demás versiones.

Galería: Ford Mustang Mach-E 2020

La versión tiene un frontal inferior algo distinto al del resto de los modelos con más entradas de aire y un alerón de 'barbilla' o inferior, más prominente. Todas las mejoras van destinadas a la eficiencia por lo que dichas entradas de aire mejoran la resistencia al viento de las ruedas de la versión GT, más grandes que las del resto, mientras que el alerón crea más carga aerodinámica, ayudando al agarre del tren delantero. Estas  son soluciones de performance tradicionales, aplicadas a un modelo eminentemente futurista.

Todavía falta un buen tiempo hasta que podamos probar la versión más potente de la Mustang Mach-E. La Mach-E GT no llegará a los salones de exhibición hasta 2021.  

Fuente: Autoblog