Todos los Mustang merecen una versión Shelby.

¿Es realmente inevitable? Posiblemente, pero antes de que los fanáticos más puristas del Mustang no apunten con el lanzallamas de su descontento por compartir estas visualización de la nueva Ford Mustang Mach-E con el tratamiento Shelby, repasemos un poco de historia. Las franjas y las insignias de Shelby nacieron en el Mustang, pero este super tuneador llegó a involucrarse con una pickup F-150 o con algunos Dodge hatchback de los ’80. Con un espectro tan variado, por qué no hablar de una crossover eléctrica con el toque Shelby.

Estamos impresionados con estos renders, la Mach-E había sido el nexo entre la modernidad y el Mustang, el paso siguiente era darle un toque de GT500. El frente más cuadrado del Shelby funciona a la perfección en las líneas de la crossover, y si bien estamos consientes de que la joroba central que finge una entrada de aire en el capó, tiene tanto sentido en un vehículo eléctrico como congelar agua en el horno, luce increíblemente bien y proporcionaría un poquito más de volumen para el baúl frontal.

Galería: Render de Ford Mustang Shelb-E

En cuanto a la performance, sabemos que Ford tiene proyectada una versión GT de la Mustang Mach-E para 2021 que podría rivalizar al actual Shelby GT500 en la aceleración de 0 a 60 millas por hora. El muscle de 760 caballos de fuerza necesita 3.3 segundos para ello, en tanto que la Mach-E GT Performance prevé alrededor de 3.5 segundos. una batería mejorada para una ‘Shelb-E’ podría mejorar ese registro en un segundo. ¿Te gustaría acelerar de 0 a 60 mph en 2.5 segundos a bordo de una SUV eléctrica con la insignia de Shelby y hacer el cuarto de milla en menos de 10 segundos?

Por ahora esta Shelb-E es sólo producto de nuestra imaginación, pero no dejamos de mirar hacia el futuro de performance. La propulsión eléctrica llegó para quedarse, y no hay manera de no reconocer su enorme capacidad de torque en aceleración. ¿Por qué no agregarle a la Mustang Mach-E más potencia, unas franjas y la insignia de Shelby? Después de todo, el experimento funciono en el Dodge Omni GLH en los años 80.