Para el jefe de diseño de General Motors, todo es cuestión de estilo.

En los últimos años tanto los fabricantes como los consumidores se han inclinado por las camionetas SUVs y crossovers. Esta tendencia hizo que el mercado de los sedanes perdiera terreno. Ford perdió total confianza en el segmento, y eliminó los Taurus, Focus y Fiesta, mientras que Chevrolet eliminó el Cruze, el Impala dejará de ser producido en febrero, y el futuro del Malibu y el Sonic es incierto, por ponerlo de una manera amable. GM Authority encontró un interesante debate al respecto entre el jefe de diseño de GM, Michael Simcoe, quien proyecta un resurgimiento de los sedanes, y Dan Sandberg, presidente y CEO de Brembo Norteamérica.

Simcoe dijo que los conductores quieren, carros estilizados bien diseñados “que sus vecinos admiren”. Y en eso estamos de acuerdo, pero en este momento son las recias SUVs, el estilo que está proliferando en la industria y los garajes de los compradores. 

Si embargo, hay datos que sugieren que no todos los dueños de sedanes está sucumbiendo a la tentación de las SUVs. Un nuevo estudio indica que, el 42% de los propietarios de un Ford Focus o un Chevrolet Cruze no migraron alas USV, como los fabricantes de los modelos descontinuados esperaban, sino que adquirieron sedanes compactos de otras marcas como el Honda Civic y el Toyota Corolla, dos de los 10 modelos más vendidos en Estados Unidos.

Se discute mucho el futuro de los sedanes en términos de su viabilidad, pero aún así componen una porción significativa de las ventas de automóviles hoy en día. En lo que va de 2019 se han vendido 4.5 millones de unidades en Estados Unidos, una cifra nada despreciable.

Pero Simcoe tiene razón, no es una guerra de segmentos sino de estilos. Hoy por hoy vemos más firmes a las SUVs en el mercado, pero quizás en cinco o diez años podamos ver recuperados a los sedanes y hatchbacks. El tiempo dirá.

Fuente: GM Authority