Un reporte dice que la GMC Sierra también saldría de esa planta de ensamblaje.

General Motors había resuelto detener la producción del Cadillac CT6 y del Chevrolet Impala en su planta de Detroit-Hamtramck, a partir de junio pasado. La producción de esas dos sedanes fue extendida hasta enero de 2020, y después fue nuevamente extendida hasta febrero, por efecto de la huelga convocada por el Sindicato de Trabajadores Automotrices, UAW por sus siglas en inglés. No teníamos información específica de que ocurriría una vez que la extensión expirara, hasta que un reporte de The Detroit News citando información de LMC Automotive arroja luz sobre el asunto.

Según el reporte, los rumores del regreso de Hummer como una marca de SUVs eléctricas podrían hacerse realidad, Según LMC el retorno se concretaría a fines de 2021, con camionetas producidas en Detroit-Hamtramck junto a una misteriosa van eléctrica cuya marca no se especifica. Detroit-Hamtramck, también comenzaría a producir versiones eléctricas de la Cadillac Escalade y de la pickup GMC Sierra a partir de 2023.

GM se negó a dar más precisiones, pero el nuevo acuerdo laboral de cuatro años firmado hace un mes dejó en claro que Detroit-Hamtramck ensamblaría una pickup eléctrica. Además, la compañía aseveró que las inversiones en dicha fábrica favorecerán las posibilidades de construir más vehículos en el lugar.

Detroit-Hamtramck cuenta con instalaciones de 4.1 millones de pies cuadrados, donde se han construido más de cuatro millones de vehículos desde que abrió sus puertas en 1985 para la fabricación del Cadillac Eldorado. La planta de ensamblaje está dividida por el lindero que separa a dos ciudades; la sección de construcción de carrocerías queda en Hamtramck, mientras que la línea final de ensamblaje está localizada en Detroit.