Rolls-Royce completa su línea Black Badge con una poderosa Cullinan.

Justo cuando pensabas que la Rolls-Royce Cullinan no podía ser más imponente, la compañía presenta hoy el adorno Black Badge. Esta versión exagerada de una SUV ya impresionante lleva a la Cullinan al mismo nivel que los otros modelos Black Badge de Rolls-Royce, el Dawn, Wraith y Ghost, con una nueva expresión y más potencia.

El nuevo aspecto siniestro de la Cullinan Black Badge es más evidente desde el exterior. La pintura pulida a mano cubre la lámina de metal, mientras que una insignia oscurecida Spirit of Ecstasy terminada en cromo negro de alto brillo se sienta arriba de la rejilla frontal. La Black Badge también usa ruedas nuevas y afiladas de 22 pulgadas terminadas en un acabado plateado y negro oscuro de dos tonos. Delas de las ruedas hay rotores gigantes sujetos por pinzas de freno rojas, una novedad para Rolls-Royce.

Rolls-Royce Cullinan Black Badge
Rolls-Royce Cullinan Black Badge
Rolls-Royce Cullinan Black Badge

Los acentos negros a juego también llegan a la cabina. Un lujoso acabado de fibra de carbono en el tablero y la consola central crea un aspecto tridimensional único, mientras que el característico techo estrella de Rolls-Royce finalmente aparece en la Cullinan e incluso presenta un elemento único de estrella fugaz. Mientras tanto, el nuevo cuero amarillo opcional compensa los acentos oscuros. Pero la Black Badge es más que solo estética.

El V12 mejorado de 6.8 litros de la Cullinan Black Badge ahora produce 600 caballos de fuerza (447 kilovatios) y 664 libras-pie (900 Newton-metros) de torque. Esa es una mejora importante sobre los 563hp (420kW) y 627lbs.-pie (850Nm) del modelo estándar. Y aquí hay algo bueno: un botón "Bajo" en la palanca de cambios le da al escape una nota más llamativa.

Galería: Rolls-Royce Cullinan Black Badge

Por supuesto, Rolls-Royce también ajustó la suspensión para ayudarla a hacer frente a todo ese empuje adicional. También agregó mejoras a la caja de cambios y al acelerador. Con una nueva opción de "acelerador intuitivo", la transmisión de ocho velocidades ofrece un patrón de cambio más agresivo. Y con las actualizaciones de los pedales de gas y freno, la Cullinan un mejor punto de frenado.

La Rolls-Royce Cullinan Black Badge está actualmente disponible. La compañía no enumera oficialmente un precio para el paquete, pero será una prima significativa sobre el precio base de la Cullinan, que comienza en $325,000.