Este hiper-Mustang eléctrico supera la potencia del Shelby GT500, y nos da la transmisión manual que el Shelby nos niega.

La electrificación de los carros deportivos es inevitable, pero si tenemos que decirle adiós a la combustión interna, al menos deberíamos pedir a cambio cantidades impresionantes de potencia. Y eso es precisamente lo que nos mostraron Ford y Webasto con el debut de su proyecto conjunto para SEMA Show 2019, el Mustang Lithium EV. 

Debajo del capó de este Mustang electrificado hay un motor eléctrico de doble núcleo Phi-Power e inversores de doble potencia, todos alimentados por un sistema de batería Webasto de 800 voltios con tecnología EVDrive. El resultado es 1,000 libras pie de torque y más de 900 caballos de fuerza. Si este tipo de performance va a ser la norma, el futuro eléctrico está asegurado.

A diferencia de otros eléctricos con automáticas transmisiones de una o dos velocidades, el Mustang Lithium incluye una transmisión manual Getrag MT82 de 6 velocidades, reforzada para soportar la enorme cantidad de torque que su tren motriz produce. La potencia viaja a través de un diferencial Super 8.8 Torsen a las ruedas Forgeline de 20 pulgadas con llantas Michelin Pilot Sport 4S.

Además, el Lithium incluye extras como paneles hechos de fibra de carbono y componentes deportivos de otros modelos como el Ford Performance Track Handling Pack y los frenos delanteros Brembo de seis pistones del Shelby GT350R

Mustang Lithium incluye varios modos de manejo que limitan el torque para diferentes circunstancias. Estos modos incluyen: Valet, Sport, Track y Beast (o bestia), y pueden ser seleccionados a través de una pantalla táctil de 10.4 pulgadas en el tablero.

Galería: Ford Mustang Lithium EV Concept

Espera ver muchos más proyectos como este, Ford está invirtiendo más de 11.5 billones de dólares en el desarrolla de carros eléctricos hasta 2022. Más que nada, el Mustang Lithium nos muestra que la inevitable electrificación del Mustang puede ser una propuesta bastante emocionante, y aunque nada reemplazará los dulces sonidos producidos por el V8 de 5.0 litros, las cantidades de potencia y torque como las que ofrece el Mustang Lithium podrían ayudarnos a olvidarlos.

Aunque no podemos dejar de ver la ironía de este matrimonio entre una tecnología emergente y prometedora, con otra en francas vías de extinción, tampoco podemos dejar de reconocer que el Ford Mustang Lithium EV es un esfuerzo interesante y excitante, para mostrar que se pueden acceder a los beneficios de un tren motriz completamente eléctrico sin perder los placeres de operar una transmisión manual.