La Infiniti QX55 es una hermosa crossover cupé que rinde un debido homenaje a la primera generación de la FX.

Parece que fue ayer cuando Nissan y Toyota presentaron sus marcas dedicadas al competitivo mercado de los carros de lujo. Pero fue hace 30 años cuando Infiniti y Lexus, irrumpieron en la escena automotriz, enfrentando el escepticismo de la prensa especializada y de sus futuros rivales. Durante las siguientes tres décadas, el escepticismo de la presa se convirtió en admiración, mientras que el de sus rivales alemanes se convirtió en un estado permanente de alerta roja.

A diferencia de Lexus, Infiniti ha mostrado un mayor espíritu de celebración de este aniversario. Después de todo no se cumplen 30 años todos los días. Las nuevas versiones Edition 30 de sus actuales modelos se encargaran de recordar la ocasión en los concesionarios en el futuro próximo, pero la verdadera guinda de este helado cumpleañero es la noticia de que Infiniti presentará cinco carros totalmente nuevos en el transcurso de los próximos tres años. En Motor1.com tuvimos la oportunidad de poder observar personalmente el primero de ellos, la Infiniti QX55.

La Infiniti QX55 es una hermosa crossover cupé mediana, con un aspecto general que rinde un merecido homenaje a la FX, la primera crossover de Infiniti, el carro que cambio los destinos de la marca en 2003. El diseño de la QX55 logró evitar las toscas líneas de las que sufren la gran mayoría de las crossover cupé, de la misma manera que lo logra la Audi Q8, retrasando lo más posible la caída del techo hasta que este llega al tercer pilar, o Pilar C, y reteniendo una semblanza de baúl en su parte trasera. De esta manera Infiniti no solo evita la torpeza de las líneas de la mayoría de crossover cupé sino que gana espacio para la cabeza de los pasajeros traseros y hasta un poco de espacio de carga. La linea superior de las ventanas tiene un viaje más curvado que es lo que le da una mayor semblanza con la FX y evita la sensación angular de la Q8.

2003 Infiniti FX
2003 Infiniti FX 45

La sección frontal muestra una evolución del la actual cara de Infiniti, en una interpretación más fuerte, pero a la vez más lujosa y elegante que la de los modelos actuales. La parte trasera se ve más limpia y moderna, y cuenta con un enorme y elegante letrero 'INFINITI' hecha posible al haber mudado la placa de matrícula al parachoques. El diseño de la QX55 no se molestó en hacerla lucir como una todoterreno, pero sospechamos que el departamento de mercadeo se encargará de hacerlo cuando el vehículo sea presentado oficialmente. 

Infiniti no nos permitió tomar fotos de la hermosa unidad de preproducción gris matte que nos dejaron ver, así que lo que leen aquí está basado en nuestras notas y recuerdos. Pero crean cuando decimos que se trata de una hermosa crossover que robará miradas, tantas como la FX logró robar hace 17 años.