¡Toquemos madera!

No sabemos qué nos depara el futuro del automóvil, pero ya tenemos signos claros de que la tecnología de manejo autónomo tendrá un papel importante, al igual que los trenes motrices eléctricos, la conectividad a bordo, los servicios de transportes compartidos y la tecnología de seguridad. Los fabricantes se están asociando, y en algunos casos hasta fusionando, a fin de bajar costos y asegurar su supervivencia.

Lo que nos tomó por sorpresa fue este vehículo construido casi totalmente de madera por el Ministerio de Medio Ambiente de Japón, al cual llaman Vehículo de Nano Celulosa, o NCV por sus siglas en inglés, un carro tan radical como su diseño sugiere. 

El Nano no es el primer vehículo que incluye madera en su construcción, un material que los fabricantes  han empleado desde el origen del automóvil. Las compañías se han valido de la madera como piezas estructurales de los vehículos, y actualmente la encontramos en cantidades importantes como material decorativo en sus cabinas.

Pero la carrocería y estructura de este innovador carro japonés está hecha de fibras nano celulosa creadas en base de pulpa de madera. El material resultante es cinco veces más resistente, y cinco veces más liviano, que el acero, y su origen vegetal lo clasifica como un recurso natural renovable cuya explotación no afecta al medio ambiente de forma adversa. La alta resistencia de su estructura y carrocería lo hacen más seguro y maniobrable que un auto de acero o aluminio, mientras que su bajo peso lo hace más eficiente en el uso de la energía. 

Galería: Vehículo concepto de nano celulosa

Obviamente, el objetivo del proyecto no fue el de diseñar un carro hermoso, por más espectacular que luzca este hermoso NCV cupé, sino el de explorar nuevas técnicas de fabricación, procesos y materiales concebidos para reducir emisiones durante la fabricación del vehículo, algo que se suele pasar por alto. ¿Significa esto que el próximo carro que compre alguno de nuestros editores será un NCV? Difícilmente. Pero si creemos que para ahorrar peso y mejorar la eficiencia, la nano celulosa podría abrirse paso en distintos elementos del automóvil en los próximos años.