Afortunadamente no hubo víctimas que lamentar.

Los motoristas en las calles de la ciudad de Pittsburgh, en Pennsylvania, tuvieron un amargo despertar en la mañana del 28 de octubre, gracias a un enorme embotellamiento de tráfico. ¿El motivo? Un autobús que fue literalmente tragado por un huevo en el pavimento que se abrió just debajo de la parte trasera del vehículo. had a rough morning on October 28 when the rear of a city bus collapsed into a sinkhole. El frente de lo que parece un Kia también cayó en el hueco, aunque de una manera menos espectacular. Afortunadamente no hubo víctimas que lamentar, pero fue necesario echar mano de varias grúas para rescatar el autobús. El incidente afectó el tráfico en el área durante todo el día. 

 

KDKA CBS 2 News en Pittsburgh reportó que el incidente tuvo lugar a las 8:00. El agua emanada de  tubería rota debajo el camino socavo las bases estructurales de la vía debilitando el pavimento. Cuando el autobús del servicio municipal de transporte público se detuvo en un semáforo en luz roja, el pavimento cedió debajo de la parte trasera del vehículo, just donde se encuentra ubicado su motor. El incidente dejo la parte delantera del autobús completamente en el aire.  

Un vocero de la ciudad explicó a KDKA que “el problema es que hay que levantar el autobús totalmente en el aire ya que hay líneas eléctricas y líneas de gas envueltas en el área y no queremos crear problemas mayores". 

 

Afortunadamente el autobús solo contaba con un solo pasajero, que fue trasladado a un hospital local con dolores en el cuello. El chofer del autobús no sufrió lesiones.  

Fue necesario utilizar dos grúas para sacar el autobús del hueco.  Para hacer las cosas aún más difíciles a los habitantes del área, la ciudad informó que el servicio de suministro de agua sería interrumpido en las adyacencias del accidente, y que probablemente el servicio eléctrico sería interrumpido también, recordándoles como un accidente de transito puede causar reacciones en cadena de consecuencias imprevisibles.