Esta crossover tamaño familiar disfrutó de una larga vida en el mercado.

Presentada en 2009, la Ford Flex es uno de los vehículos más antiguos a la venta en Estados Unidos. En poco tiempo más diremos 'fue', puesto que la marca anunció que la retirará al final del modelo2019. Desde que comenzó a ser producida en 2019, Ford ha entregado 296,000 unidades de la Flex, lo que difícilmente la califica como un éxito de ventas.

A pesar de sus años, la Flex subsiste gracias a descuentos e incentivos establecidos por Ford. Se pueden obtener rebajas que totalizan hasta $5,000 en la versión Limited de tracción total, o de hasta $3,500 para modelos financiados a través de Ford Credit.

Galería: Ford Flex 2016: Experiencia a bordo

Construida sobre a añeja plataforma D4, en si misma un derivado de la arquitectura P2 de Volvo que data de 1998, la Ford Flex junto al Taurus SHO, fue el primer vehículo de Ford en usar el V6 Ecoboost doble turbo que producía 355 caballos de fuerza y 350 libras-pie de torque. 

Hoy la Flex está disponible con dos motores, ambos V6. El motor básico carece de inducción forzada  y desarrolla 287 caballos de fuerza y 254 libras-pie de torque, el otro es la versión actual del Ecoboost doble turbo que produce 365 hp y 350 libras-pie. Ambos se conectan a una transmisión SelectShift automática de seis velocidades. Los compradores de la versión doble turbo podrá elegir entre tracción total y delantera. Por dentro hay tres filas de asientos que según la configuración del cliente pueden albergar seis o siete pasajeros. Entre las opciones se encuentran el control de crucero adaptable, monitoreo de punto ciego y un techo solar panorámico.

Fuente: Ford
Oculta el comunicado de prensaDespliega el comunicado de prensa

DEARBORN, Mich., Oct. 28, 2019 – Fun and fashionable, the 2008 Ford Flex dared to be bold. It gained a loyal following as a stylish, roomy wagon blending sport/utility vehicle and minivan capability in a low-slung retro-inspired package.

Today, as part of a plan to strengthen its focus on products in the heart of the fastest-growing segments, Ford is saying goodbye to the Flex, a crossover wagon that dared to be different. Production that began to celebrity fanfare is now winding down after more than a decade at Ford’s Oakville Assembly Complex.

With its formula of offering a family-size interior and amenities on a platform that drove more like a car than a full-size SUV, Flex’s unique, innovative look – created by designers with backgrounds in fashion instead of cars and trucks – made a statement.

Its interior was created by Ford interior designer Anthony Prozzi, who worked in the New York fashion industry. He and his team brought in quilted leather seating surfaces and mahogany inserts in the door panels that resembled the surface of a beautiful roll-top desk.

For a time, Flex also could be ordered with a real refrigerator in the console between the second-row seats.