¿Tiene sentido un Porsche que se maneja a sí mismo?

Ya han pasado dos meses desde que Porsche nos presentó el Taycan. Ya lo vimos nacer en las Cataratas del Niagara, y hemos ocupado tanto el asiento del pasajero como el del conductor. Todas fueron experiencias fascinantes, tanto en términos de desempeño como por la tecnología que muestra el primer carro eléctrico de la marca. Y es precisamente en la tecnología, la causa de esta reseña ya que algunas solicitudes de patentes introducidas por Porsche, sugieren que el fabricante podría estar trabajando en tecnologías de manejo autónomo. El Taycan 100% eléctrico, parece el candidato más apropiado para la automatización.

La gente de TaycanEVforum.com descubrió un par de patentes que se presentaron originalmente en Alemania y que desde entonces han pasado a la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual WIPO por sus siglas en inglés. Las patentes cuentan con un complejo asiento del conductor eléctrico que tiene múltiples posiciones, junto con controles del vehículo que se pliegan, o se reubican. Las patentes describen un asiento eléctrico que se puede configurar en múltiples posiciones para conducir, trabajar o relajarse.

Galería: Patente de asiento autónomo de Porsche

Si bien los resúmenes de patentes no hablan de la tecnología autónoma, las imágenes del PDF completo muestran claramente un sistema en el que el asiento del conductor se reclina de una manera en la que sería imposible conducir. Además, el volante y, de hecho, una parte del tablero parecen retraerse también, y un reposapiés reemplaza temporalmente los pedales. Presumiblemente, esto representa la posición de relajación, mientras que un volante plegable con el asiento aún más o menos vertical podría ser una posición de trabajo.

¿Significa esto que Porsche se está preparando para ingresar al mundo autónomo? Es inevitable pensarlo al menos como una posibilidad, dado que todas las marcas están tomando ese rumbo. Pero este asiento sugiere una medida de autonomía completa, donde el vehículo tiene control total con el conductor libre en circunstancias limitadas. Esa es autonomía de Nivel 4, cuyo despliegue aún está a unos años en el futuro en el mejor de los casos. Sin embargo, eso no significa que Porsche no esté dando los primeros pasos para proteger ideas que podrían tardar diez años en estar listas para ser comercializadas. También existe una posibilidad clara, como es el caso de muchas patentes, de que esta propuesta nunca pueda ver la luz del día.

En otras palabras, no temas que Porsche elimine los carros de conducción humana tradicional por un buen tiempo.