Hubiera sido fantástico para correr en la nieve.

Gracias a su fama en la saga Gran Turismo y a su papel protagónico en Initial D, el Toyota Corolla GT-S se ha convertido en uno de los vehículos de performance de los años 80s más notables. Claro, la combinación de un manejo ágil y un motor de cuatro cilindros de alto desarrollo es una combinación poderosa. Ahora, Abimelec Design imagina una historia alternativa para esta máquina al presentar una versión del cupé con un sistema de tracción en las cuatro ruedas.

 

El artista imagina que el Corolla 4x4 SR5 reemplazaría el motor 4A-GE por el 22R-TE. Esta variante es en esencia el 22R de Toyota con un turbocompresor, generando 135 caballos de fuerza y 173 libras-pie de torque. Este motor estuvo disponible brevemente en las Toyota Truck y 4Runner a mediados de la década de los años 80.

Galería: Render de Toyota Corolla GT-S 4WD

Abimelec cree que su Corolla 4x4 SR5 usaría una mecánica similar a la de la Tercel de tracción total que también estuvo activa en esos años. El modelo presentaba una segunda palanca detrás de la palanca de cambios que permitía cambiar entre la tracción delantera y total, aunque en esta versión, el cambio sería entre tracción trasera y total.

Este Corolla también tiene un despeje con el suelo ligeramente mayor que el estándar, e incorpora los rines de acero que la Toyota Truck llevaba en ese entonces. Las rayas y las insignias de ‘Turbo’ lo emparentan con la estética de la década de 1980.

Abimelec cree que el Corolla con tracción en las cuatro ruedas habría competido contra el AMC Eagle en ese momento porque ambos ofrecían un buen desempeño en todo clima sin obligar a un cliente a ir por una camioneta o SUV. Sin embargo, el Subaru XT probablemente habría sido un competidor aún más cercano gracias a la disponibilidad de un motor turboalimentado y la tracción en las cuatro ruedas activada por botón, o la tracción total, según del año de fabricación.

Toyota Celica All-Trac ST165

Vale la pena señalar que Toyota tenía un automóvil de alto rendimiento con tracción total en los Estados Unidos a fines de la década de 1980. El Celica Turbo All-Trac (arriba) se inspiró en el auto con que Toyota competía en rally en ese momento. Su motor de cuatro cilindros turboalimentado de 2.0 litros ofrecía 190 caballos de fuerza y 190 libras-pie que funcionaban con una caja manual de cinco velocidades.