El carro más caro jamás vendido en Estados Unidos por Subaru está limitado a 209 unidades.

Hasta ahora las ediciones amplificadas del WRX STI lanzadas por Subaru habían estado reservadas para el mercado japonés.  Pero ahora, los fanáticos estadounidenses del sedán de alta potencia finalmente pueden comprar una de ellas. El S209 de edición limitada hizo su debut en enero en el Auto Show de Detroit, causando un gran revuelo y expectativa. Sin embargo, parte de la emoción se desapareció cuando Subaru anunció su precio de $63,995 (más la tarifa de destino de $885). El WRX más esperado jamás vendido en Estados Unidos también es el Subaru más caro vendido en América del Norte, gracias a una considerable prima de $27,000 por encima del precio del WRX STI regular.

Galería: Subaru STI S209 2019: Primera experiencia

El lado positivo para aquellos dispuestos a gastar tanta lana en el WRX STI es que ahora hay un incentivo disponible para su adquisición, según un boletín enviado a los concesionarios Subaru y descubierto por nuestros colegas de Cars Direct. El S209 es elegible para una taza de interés de 3.49% por hasta 63 meses, que aunque no es tan atractivo como la de 1.9% para un contrato de 72 meses en las versiones menores, aún puede ahorrar una cantidad significativa de dinero en interés.

Cars Direct hizo los cálculos y dicen que un carro que tiene un precio de $65,000 y se compra con un préstamo al 3.49% efectivamente cuesta $71,231, lo que resulta en un pago mensual de $1,131 por 63 meses antes de tomar en cuenta los impuestos y las tarifas. Comprar el S209 con una tasa de porcentaje anual (APR) de 6% con una oferta de 72 meses te costaría alrededor de $75,935 o $1,205 por mes, lo que significa que terminarás pagando $4,704 adicionales en general.

Si eso parece un buen negocio, debes darte prisa y comprar uno, ya que la producción estará estrictamente limitada a 209 ejemplares. El S209 llegará a los concesionarios antes de que finalice el año con una opción entre las pinturas Azul WR Pearl y Blanco Crystal Pearl. Esperamos que los concesionarios no traten de aprovecharse de los clientes y a la disponibilidad limitada para aplicar márgenes de ganancia por encima de un precio inicial ya elevado.

Fuente: Cars Direct