La compañía reconoce que debe hacerse rentable en otros negocios.

Porsche es uno de los grandes símbolos de vanguardia y modernidad tecnológica de la industria automotriz actual. Sus productos son epítome del placer de conducir, algo que probablemente no cambie por muchas décadas. Sin embargo, así sea la última marca en adaptar la tecnología de manejo autónomo, no podrá seguir vendiendo únicamente vehículos tradicionales por siempre. Es una realidad ingrata que la marca no ignora.

En una entrevista reciente con Autocar, su jefe de finanzas e informática Lutz Meschke admitió que Porsche debe invertir en soluciones para los problemas de tráfico a largo plazo a fin de sobrevivir a largo plazo. “Las ciudades quieren reducir el tráfico, por lo tanto hay que pensar en soluciones que favorezcan nuestra marca. La movilidad compartida no es suficiente, no nos traerá ganancias significativas”, comentó el ejecutivo. “Si quieres un pedazo del pastel, tienes que pensar en invertir en otras marcas o en soluciones de tráfico. Sólo hablar de hacer encajar los Porsche en el futuro de la movilidad no alcanza. Hay que pensar en inversiones y proyectos nuevos, a fin de obtener ganancias en otras áreas". 

Es una confesión honesta que nos sorprende gratamente escuchar. El año pasado, el CEO de Porsche norte América, Klaus Zellmer, había dicho que la marca mantendría "volantes, pedales y caja manual por siempre", sugiriendo que sus servicios de carros autónomos y transporte compartido podrían ser implementados bajo otro nombre. El servicio de suscripción de Porsche en Estados Unidos es un buen punto de partida y habla de una posible dirección futura hacia el desarrollo de este tipo de servicios y tecnologías.

“Hoy nuestros clientes están dispuestos a comprar dos, tres o cuatro Porsches, pero en el futuro, quizás compren uno o dos y para su movilidad utilicen otras alternativas. Debemos pensar en modelos de negocios que puedan balancear la pérdidas potenciales ocasionadas por esta tendencia”, añadió Meschke.

Fuente: Autocar