Si estas cifras son correctas, Chevrolet acaba de redefinir la palabra 'subestimado'.

El Chevrolet Corvette Stingray 2020 puede llegar de 0 a 60 millas por hora en menos de tres segundos, lo que es una locura hasta para un supercarro, especialmente si cuesta considerablemente menos de $100,000. El tema es que con solo 495 caballos de fuerza el nuevo Corvette no es necesariamente súper potente, especialmente cuando lo comparamos con los 600 hp de un Lamborghini Huracán, los más de 700 hp del McLaren 720S, o los 755 hp del Corvette ZR1 que solo es unas décimas más veloz en la aceleración. La pregunta es cómo hace este Chevrolet de solo 495 caballos para medirse de tú a tú con hiperautos más potentes.

General Motors le dio acceso temprano al Corvette Stingray 2020 a la revista Motor Trend, a fin de que pudiera ser considerado para el premio de Carro de Año 2020. Como parte de las pruebas a las que los candidatos a este premio son sometidos, el C8 fue subido a un dinamómetro para medir su potencia. Para sorpresa de todo el mundo, el Stingray registró 558 caballos de fuerza en las ruedas. Esa es una diferencia de 63 caballos de fuerza, quizás aún mayor si tomamos en cuenta que el dinamómetro mide la potencia en las ruedas y no en el cigüeñal, que es la medida que los fabricantes usan para publicitar la potencia de sus vehículos. Normalmente hay una perdida parasitaria de potencia entre el cigüeñal y las ruedas, aunque en un vehículo de motor central con transmisión de doble embrague esa pérdida podría ser menor que lo común.

Galería: Chevrolet Corvette Stingray 2020

¿Qué significa esto? La perdida regular de potencia del cigüeñal a las ruedas es del 15%. Tomando en cuenta esa medida los 558 caballos de fuerza medidos por el dinamómetro, deberían ser traducidos en más de 650 hp. Pero como se trata de un carro con motor central y transmisión de embrague doble podríamos reducir esa diferencia al 10%, lo que nos daría una potencia estimada en el cigüeñal de 620 hp. En cualquier caso, aún si decimos que por algún milagro de ingeniería de motores no hay ninguna perdida parasitaria de potencia entre el cigüeñal y las ruedas del C8, 558 hp es considerablemente más potencia de la anunciada oficialmente por Chevrolet. 

Para su crédito, Motor Trend hizo pruebas de validación con otros vehículos, y probó muchas veces el C8 en el dinamómetro, en distintas marchas, y la cifra de 558 caballos fue constante. Los ingenieros de GM explicaron algo que ya sabíamos, que un motor fresco puede lograr más potencia (aunque después de seis pruebas el motor no está precisamente fresco), y que la transmisión de doble embrague roba menos potencia que una regular. También es posible que el proceso de certificación de la Sociedad Estadounidense de Ingeniería, o SAE por sus siglas en inglés, usado por GM podría arrojar resultados menores a los que se ve en la vida real.

Hemos llevado algunos carros al dinamómetro en el pasado, y estas aclaratorias nos son suficientes para explicar la enorme diferencia. A veces las marcas entregan autos con alguna chispa de más para que un medio los evalúe, y este podría ser el caso. la otra explicación es simplemente que el C8 es más poderoso de lo que GM quiere que creamos.  Pedimos una aclaratoria a GM, pero sospechamos que habrá que esperar a que los primeros C8 lleguen a manos de sus clientes para saber la verdad.

Fuente: Motor Trend