¿Un Bugatti de 1,577 hp que no hace ruido?

Cuando Bugatti reveló el Centodieci de $9 millones este año en el Concours D'Elegance de Pebble Beach, prometían que sería el hipercarro más rápido y el más caro de la marca. Recientemente fue visto en elConcours D'Elegance de Zoute, en Bélgica, circulando en total silencio.

¿Cómo puede moverse sin despertar ni a un perro un hipercarro de 1,577 caballos de fuerza? Bueno, parece que el carro de exhibición tiene un motor eléctrico, una configuración que lo convierte en algo muy fácil de maniobrar, especialmente a bajas velocidades. Es muy bueno para moverse en espacios techados donde un W16 quizás no sería tan placentero. 

Galería: Bugatti Centodieci filmado maniobrando en silencio

El Bugatti Centodieci fue creado como un tributo al EB110, el celebre Bugatti de los ’90, con el que la marca volvió a la vida, capaz de acelerar de 0 a 60 millas por hora en 3.6 con una velocidad final de 209 millas por hora. Hoy no suena especialmente impresionante, pero para su época, estas cifras eran impresionantes. Aún más al considerar que el EB110 usa una caja manual de seis marchas, y que las automáticas de embrague doble, tan comunes hoy en día, eran ciencia ficción hace 28 años.

El EB110 era una maravilla de ingeniería. Su motor V12 de cuatro turbos incluía 12 cuerpos de admisión individuales, uno por cada cilindro, y producía 553 caballos de fuerza con un torque de 451 libras-pie. Este motor de 3.5 litros representaba tecnología de avanzada en esa época, con un tope de 8,800 rpm, dejó el listón muy alto para ser solo superado por los hipercarros de hoy. 

El estilo del Centodieci puede ser controvertido, pero su motor W16 con 1,577 caballos de fuerza es un tributo muy digno para el EB110. Fue con el mismo motor que Bugatti logró romper por primera vez la barrera de las 300 mph en un carro de producción, con una marca de 304 mph.

Claro que ver un automóvil de estas características circular de una manera tan lenta y silenciosa pierde encanto, aquí lo vemos regresando a su contenedor para ser trasladado a su próxima aparición.

Fuente: Gumbal