Quienes no aprueban las reducciones aún pueden comprar el C63 actual, con su motor V8 doble turbo de 4.0 litros.

Es un hecho conocido que las versiones Mercedes-AMG de la próxima generación de los Mercedes-Benz Clase-C y Clase- S van a adoptar trenes motrices híbridos enchufables. La revelación fue hecha por Tobias Moers, el jefe Mercedes-AMG el mes pasado desde Affalterbach, durante una entrevista en la que también confirmó los planes de una versión híbrida del GT de cuatro puertas, para rivalizar al Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid.

En una entrevista por separado, el mismo Tobias Moers admitió que el nuevo motor turbo de 2.0 litros y cuatro cilindros (en la foto de arriba) que alimenta al A45 y el CLA 45 podría instalarse en modelos más grandes. Al unir dos y dos, no nos sorprende que Autocar esté informando que el nuevo C63 podría adoptar un tren motriz electrificado.

Galería: Fotos espías del Mercedes Clase-C Sedán 2020

Dejando atrás el V8 biturbo de 4.0 litros del C63 actual, el nuevo modelo podría usar una adaptación de la unidad M139 que alimenta los carros compactos de AMG. En esos modelos, produce hasta 416 caballos de fuerza y ​​369 libras-pie (500 Newton-metros) de torque, y una versión electrificada podría bombear aún más potencia.

Según Autocar, el motor presumiblemente contará con un motor de arranque integrado de 48V parecido al que se encuentra debajo del capó del CLS53. En el CLS, el componente electrificado agrega 22hp y 184lbs.-pie (250 Nm) adicionales, pero AMG está buscando actualizar el sistema a fin de exprimir muchísima más potencia cuando consiga albergue bajo el capó del próximo C63.

A pesar de perder la mitad de sus cilindros, se espera que el próximo C63 al menos coincida con los 503 caballos de fuerza del C63 S actual, y que gane al menos 37lbs.-pie (50 Nm) de torque adicionales para un total de 553lbs.-pie (750 Nm). Incluyendo los componentes del sistema híbrido, se espera que todo el tren motriz pese menos que el V8 instalado en el C63 actual.

Cambiar a una unidad de cuatro cilindros no es el único gran cambio que Mercedes-AMG está preparando, ya que el sedán, el cupé y el convertible C63 emplearán un sistema de tracción total 4Matic. Los puristas al menos se sentirán cómodos al saber que un modo Drift similar al E63, podrá enviar toda la potencia al eje trasero cuando el conductor así lo decida.

Se rumorea que el Clase-C regular (W206) debutará en el Auto Show de París 2020 el próximo mes de septiembre, así que no veremos el próximo C63 antes de la segunda mitad de 2021. Una vez más, también habrá un AMG menor, pero probablemente no el C43 de hoy, ya que Mercedes probablemente presentará un C53 con una versión menos poderosa del tren motriz electrificado del C63.

Fuente: Autocar