Hasta una versión dura inspirada en el campeonato mundial de rally WRC esté entre las posibilidades.

Pongamos las malas noticias a un lado proimero. El nuevo Toyota Yaris presentado esta semana no llegará a Estados Unidos. Aquí solo contaremos con el hatchback basado en el Mazda 2 en lugar de un nuevo Yaris montado sobre la plataforma TNGA, la nueva arquitectura global Toyota que ya conocemos aquí gracias a modelos como el Corolla y el Prius. La falta del nuevo Yaris se hizo aún más dolorosa al enterarnos que el nuevo subcompacto, contará con varias versiones de performance muy interesantes.

De acuerdo con AutoExpress, el nuevo Yaris dará lugar a multiples variantes de performance. Toyota quiere enfatizar su vínculo con el campeonato mundial de rally, conocido por sus siglas en inglés WRC, donde el nuevo Yaris ocupará el lugar de sus predecesores. Vimos algo similar en los Yaris GRMN y al GR Sport, pero Toyota dice que con este modelo dará un enfoque distinto al asunto.

Galería: Toyota Yaris 2020 - Edición internacional

“Con el GRMN intentamos reforzar nuestro lazo con el rally”, dijo Matt Harrison, vicepresidente ejecutivo de Toyota Europa. “Fue un ejercicio muy interesante, aprendimos mucho. Vimos una clara demanda de un grupo de clientes diferente al tradicional”, manifestó.

“La estrategia es que haya productos GR que sean muy dinámicamente diferentes, calibrados con más potencia. Así como versiones GR Sport relacionadas a los GR, pero más fáciles de operar como carros de uso diario”, apuntó.

El GR Sport y los modelos GRMN seguramente seguirán en la línea, y según el gerente senior de Gazoo Racing, Shigeki Tomoyama, una versión de calle del vehículo homologado para el WRC podría unirse a la línea del Yaris, y es esa la que más nos duele no ver en nuestro lado del Atlántico.

Por ahora los compradores del Yaris deberán elegir entre tres motores de tres cilindros, un 1.0 o 1.5 litros aspirados, o un 1.5 litros con asistencia eléctrica.

Fuente: AutoExpress