Destrucción en nombre de la ciencia

Por más rudas que sean las pruebas de choque para los vehículos desafortunados elegidos para enfrentarlas, estos procedimientos ayudan a evaluar la eficacia de los equipos de seguridad de los carros modernos. No solo eso, los resultados proveen información valiosa a los fabricantes, que les ayuda con el desarrollo de productos futuros. 

ADAC de Alemania, el club de carros más grande de Europa con más de 18 millones de miembros, decidió llevar las cosas al siguiente nivel. La organización estrelló un Bugatti Chiron contra un Porsche 911. Pero afortunadamente se trataba de modelos construidos con piezas de Lego.  El objetivo de la prueba era el de observar cómo se comportan estos carritos construidos con mini ladrillos plásticos cuando se estrellan a 37 millas por hora (60 kilómetros por hora). Y los resultados son ... "desgarradores pero adictivos y satisfactorios", como comentó uno de los usuarios de Facebook en el video.

Resulta que esto es mucho más que un simple video de entretenimiento. ADAC realmente trató de averiguar si estas mini pruebas de choque pueden reemplazar las pruebas de choque reales, sirviendo de simulador para pruebas de choque. Uno de los comentaristas en las redes sociales habla de la idea:

“El propósito de esta prueba fue ver si se pueden usar simulaciones en lugar de pruebas de choque (también para carros normales). Pusieron todos los más de 6,000 elementos y sus propiedades en una simulación (ver alrededor de la 1:30) y la compararon con las imágenes de la cámara. La conclusión fue que las simulaciones aún no son lo suficientemente buenas como para reemplazar las pruebas de choque reales ".

Desafortunadamente, tendremos que seguir chocando carros reales para mejorar la seguridad. Lo bueno es que se destruirán menos modelos de Lego.