A pesar de las explicaciones seguimos pensando que las enormes parrillas son innecesarias.

El jefe de diseño de BMW, Adrian van Hooydonk, defendió el cuestionado Concept 4 al decir que su radical diseño proviene de la necesidad de la marca de seguir cambiando las cosas. Si bien en principio tiene razón, hay que recordar que el cambio no siempre se traduce en progreso.

"Como empresa, tienes que seguir moviéndote", dijo Van Hooydonk a Autocar. "En el momento en que comienzas a quedarte quieto, te conviertes en un objetivo fácil. El mercado es muy competitivo, ahora, más que nunca antes. Pero lo más difícil es hacer cambios mientras tienes éxito".

Galería: BMW Concept 4 2019

Según van Hooydonk, para un cupé es importante tener un aspecto llamativo. "No es un diseño complejo", le dijo a Autocar sobre el Concept 4. Al mirar el cupé conceptual de cerca entendemos mejor lo que dice. Si pasas la gigantesca parrilla por alto verás un carro muy parecido al actual Serie 4. Las enormes aberturas en el frente llaman la atención de inmediato y se convierten en el centro permanente de la atención.

Por lo que vemos y escuchamos el plan de diseño de BMW para el futuro se puede resumir en “formas simples pero audaces”, así que deberemos acostumbrarnos. "Queremos tener menos elementos, para que cada uno que usemos juegue un papel importante", explicó van Hooydonk a Autocar.

El Concept 4 no fue el primer BMW en mostrar esta controversial apariencia. La crossover X7 fue el primer vehículo en presentar la parrilla extra large en el mercado, seguido por el sedán Serie 7. Las fotos espía sugieren que el próximo Serie 5 también se sumaría al a nueva tendencia. Las imágenes del vehículo de desarrollo de la próxima generación del cupé Serie 4 mantienen la incógnita, por lo que es demasiado pronto para saber si también llegará con la polémica parrilla.

Fuente: Autocar