¿Qué tan difícil puede ser?

Si no has estado viviendo debajo de una roca, y te interesan los carros, debes haber oido sobre lo dificil que es arrancar un auto de carrera de cualquier tipo. El Hyundai i20 WRC en el video de arriba no es la excepción.

Sí, es impresionante que una vez que arranca, el i20 puede alcanzar las 60 millas por hora en un abrir y cerrar de ojos, pero se necesita mucho para llegar a ese punto. En el video de arriba, el editor de Top Gear Motoring Ollie Marriage demuestra la dificultad de los procedimientos de inicio y lanzamiento.

Incluso antes de que Marriage encienda el auto, tiene que encerrarse en el asiento de carreras de carbono y abrocharse el arnés de cinco puntos. Sin embargo, una vez que ingresa, no puede simplemente encenderlo.

Primero necesita presionar y mantener presionado el botón de arranque, jalar el freno de mano hidráulico, mantener el pedal del acelerador completamente abierto y soltar el botón de arranque, seguido rápidamente soltando el freno de mano y el embrague al mismo tiempo.

Después de la lección rápida, Marriage demuestra los conceptos de los que habló. El i20 salta de la línea en un instante, arrojando piedras y polvo a su paso. Después de un lanzamiento rápido, nos enseña imágenes en cámara super lenta del i20 WRC que se desliza por la tierra.

Estas tomas en cámara lenta permiten mucho tiempo para admirar el loco kit de carrocería aerodinámica del i20. Hay algo tan especial en ver un Hyundai hatchback con suficiente aerodinámica para verse como en casa junto a un GT3 de carrera. Aun que no ame a los autos de rally, este video le muestra lo desquiciados que pueden ser.

Fuente: Top Gear via Youtube