Las ganancias en peso y precio son extremadamente razonables.

La versión convertible ha jugado un papel muy importante en la historia del Chevrolet Corvette. Cuando el deportivo debutó en 1953, lo hizo como un convertible de dos puestos, y careció de una versión de techo duro fijo hasta la llegada de la segunda generación casi 10 años más tarde. Pero el Corvette de techo plegable no siempre fue popular, de hecho Chevrolet lo dejó de producir entre 1976 y 1985. Sin embargo, después de su regreso en 1986 el Corvette convertible se volvió una elemento indispensable para el éxito de la línea, y el Corvette Stingray 2020 con motor central no será el que rompa con esa tradición.

Chevrolet acaba de revelar al mundo su Corvette Stingray Convertible 2020, marcando nuevamente un hito (aunque no tan importante como la configuración de motor central) para el modelo, al llegar con el primer techo duro plegable automáticamente en su historia. Y para serles totalmente honestos, la verdad es que les quedó espectacular. 

El techo de dos piezas, hecho de un compuesto laminado super liviano, se pliega hasta reposar sobre la tapa del motor protegida por una cubierta rígida especial para protegerlo del calor. Todo el proceso dura solo 16 segundos, y puede ser llevado a cabo con el vehículo en movimiento hasta en velocidades de 30 millas por hora. El trabajo es llevado a cabo por seis motores totalmente eléctricos (el modelo anterior usaba un mecanismo hidráulico), lo cual según Chevrolet le da una mayor confiabilidad al sistema.

El techo regularmente usa el mismo color del carro, pero puede ser ordenado en gris oscuro ‘Carbon Flash’ para mayor contraste e interés visual. Lo mismo aplica para la cubierta rígida, cuyo diseño de inspiración aeronáutica la hace ver realmente atractiva. 

Galería: Chevrolet Corvette Stingray Convertible 2020

Vale la pena recordar en este momento que el Corvette Stingray regular ofrece una experiencia de manejo al aire libre muy similar a la de este nuevo Corvette Convertible que Chevy nos presentó hoy, ya que el panel de techo puede ser retirado y guardado en uno de sus maleteros. Pero a diferencia de la versión convertible esto es algo que no se puede hacer automáticamente, ni con el vehículo en marcha, y además la versión regular no cuenta con la versátil ventana trasera operable del convertible, que se puede subir y bajar con solo tocar un botón, independientemente de la posición del techo. Con el techo y las tres ventanas abajo, el nuevo Corvette convertible logra un aspecto muy único y tremendamente seductor.Extrañamente, Chevy eligió que el techo solo pueda ser operado por el conductor, al colocar los botones que lo operan en el descansabrazos de la puerta izquierda. 

'

Chevrolet no compartió información sobre el peso del vehículo así que no sabemos cual es la penalización en libras de todo este portento electromecánico, pero información extraoficial indica que la ganancia sería del orden de las 102 libras respeto al Corvette regular. La ínfima ganancia de peso puede deberse a que el Corvette fue diseñado como un convertible desde el principio, por lo que su chasis tiene la rigidez estructural necesaria para afrontar los embates torsionales de la falta de techo y no hizo falta usar pesados refuerzos. Se espera que en el área de performance las cosas no difieran mucho del modelo regular. 

Lo que Chevrolet si dice es que la penalización en materia de precios será de solo $7,500 lo que pondrá al más barato de los Corvette convertibles en el vecindario de los  $66,400, una ganga por donde quiera que se le mire. Este es un carro que ansiamos poder manejar cuanto antes.