Porsche Exclusive Manufaktur puso manos a la obra al recibir la llamada de un acaudalado jeque.

El 959 es uno de nuestros Porsche favoritos de todos los tiempos. Fue construido en una época en que los carros deportivos eran brutales, crudos y, a veces demasiado poderosos para su propio bien. El 959 doble turbo era uno de los vehículos de producción más potentes del fin de la década de  los 80, y fue durante un tiempo fue el carro de producción más rápido del mundo con una velocidad máxima de 197 millas por hora. Hoy puede no hacerte subir la ceja, pero créenos, en 1986 esa cifra daba miedo.

Galería: Porsche 959 por Exclusive Manufaktur

Si bien hubo algunas versiones especiales del 959, incluido el muy limitado 959S con un motor más potente aún de 508 caballos de fuerza, y la versión que participó del legendario Paris-Dakar, ninguna de ellas fue lo suficientemente especial para algunos clientes. A fines de la década de 1980, cuando Porsche estaba trabajando arduamente para establecer su departamento de solicitudes especiales Porsche Exclusive Manufaktur, un jeque árabe ordenó no menos de siete 959 en colores únicos para su colección.

“Porsche Exclusive creó siete 959 individuales para un príncipe árabe, cada uno un espécimen único cuyos conceptos de color continúan en el interior.”

El Museo Porsche ha utilizado su página oficial de Facebook para mostrar dos de estos siete ejemplares. Y no hay duda de que son diferentes a cualquier cosa que hayamos visto hasta ahora. El primero es un modelo rojo, tanto por dentro como por fuera, con  algunos toques únicos en la cabina que incluyen letras Porsche en el volante forrado en cuero, ornamentación especial en la palanca de cambios y decoraciones de madera en el tablero. La otra versión está acabada en dorado oscuro con, nuevamente, con un interior que le hace juego, e incluso tubos de escape chapados en oro. Desafortunadamente, estos no son visibles en la única foto de este automóvil proporcionada por el museo.