También se están uniendo para crear nuevos modelos eléctricos y de tracción total.

En los últimos meses, hemos escuchado a varios representantes de Toyota y Subaru decir extraoficialmente que habrá una secuela del 86 y el BRZ, e incluso han hablado de algunas de sus características. Pero no fue sino hasta ahora que las marcas japonesas hicieron público un comunicado de prensa confirmando oficialmente la segunda generación del dúo deportivo. Titulado "Toyota y Subaru acuerdan nuevos negocios y alianza de capital", el comunicado confirma oficialmente el "desarrollo conjunto de la próxima generación del Toyota 86 y Subaru BRZ".

El acuerdo firmado recientemente también implica que los fabricantes trabajarán juntos para diseñar nuevos modelos de tracción total, y le otorga a Subaru el derecho de ampliar su uso de la tecnología híbrida de Toyota ya incluida en el Crosstrek Hybrid. El vínculo se centrará en la colaboración en los campos de la conducción autónoma y los carros conectados.

La alianza actualizada entre los dos fabricantes también involucra lazos de capital. La participación accionaria de Toyota en Subaru aumentará del 16.83% actual a un mínimo del 20% convirtiendo a  Subaru en "una compañía afiliada de Toyota". Por su parte Subaru comprará acciones de Toyota por un valor de hasta 80 mil millones de yenes ($741 millones).

La asociación ampliada sigue un acuerdo similar anunciado en junio sobre el desarrollo conjunto de una nueva plataforma dedicada a modelos eléctricos de batería. Los dos fabricantes también trabajarán juntos en un nuevo modelo eléctrico puro utilizando la tecnología de electrificación de Toyota, y el conocimiento AWD de Subaru que servirá como la columna vertebral de la nueva arquitectura desarrollada conjuntamente.

No se han revelado detalles sobre el próximo 86/BRZ, pero un ingeniero jefe de Toyota dijo recientemente que el 86 de segunda generación será una experiencia de conducción superior a la del Supra. Los últimos informes producidos por los rumores sugieren que los nuevos deportivos podrían cambiar de la plataforma Impreza a la arquitectura TNGA de Toyota, pero con el motor prestado de la Ascent.

El hecho de que no hayamos visto aún fotos espías de prototipos del nuevo vehículo, nos indica que es probable que todavía falte un buen rato para que conozcamos la próxima generación de estos modelos deportivos.