¿Pero cuál es el más divertido?

Los entusiastas de carros a menudo dicen que las nuevas tecnologías han robado la mayor parte de la diversión al volante de los carros modernos. Los sistemas de asistencia electrónica, las cajas de cambios automáticas, y hasta los sistemas de información y entretenimiento representan la nueva era de automovilismo, algo que muchos fanaticos no valoran en la actualidad. Pero si hay algo que nadie puede negar, es que los carros modernos son más rápidos que sus predecesores, muchísimo más rápidos.

Este nuevo video de Sport Auto, atraído por Road and Track, es la prueba perfecta. Pone la última generación del Porsche 911 (992) Carrera S y el Porsche 911 (964) Carrera RS contra el reloj en el legendario Nürburgring Nordschleife. No importa cuánto realmente amemos al 911 (964), los resultados hablan por sí mismos.

Con Christian Gebhardt detrás del volante, el Carrera RS, presentado en 1992 con un motor modificado de 260 caballos de fuerza (194 kilovatios) y un cuerpo más liviano, logró recorrer la pista en 8:23.12 con llantas Pirelli P Zero Trofeo R. Para poner este número en perspectiva, un Porsche Boxster S 2006 registró 8:23 cuando se lanzó al mercado.

A pesar de que el nuevo 911 Carrera S es más pesado y más grande, su motor de doble turbo de 3.0 litros es mucho más potente y su transmisión, obviamente, cambia más rápido y de manera más eficiente. Esto da como resultado un tiempo en el Nurburgring de 7:30.41, nuevamente con Christian Gebhardt al mando y utilizado llantas Pirelli P Zero de fábrica.

¿Sorprendido? Nosotros no, en absoluto. La tecnología no siempre tiene un impacto negativo en los carros. Pero, como dijo un usuario de YouTube en los comentarios debajo del video, al menos Gebhardt se divirtió casi un minuto más en el 964.