Será un vehículo elevado, pero no tanto como su precio.

No es secreto que Bugatti está pensando en ampliar su gama de vehículos. La marca francesa está buscando financiación para desarrollar un carro que sea radicalmente diferente a lo que ofrece hoy en día, es decir el Chiron y sus derivados. Pero no le digas SUV al nuevo Bugatti. Al menos así lo alertó el jefe de la firma, Stephan Winkelmann, quien aclaró a Car Magazine que Bugatti no tiene intenciones de a competir en ese segmento.

Tampoco parece que vaya a ser una limusina súper lujosa. ¿Por qué? Pues porque no hay demanda para limosinas tradicionales. “Hay, pero los clientes, especialmente las mujeres, quieren un vehículo que les permita sentarse alto que les permita mirar lejos”. Entonces, ¿de qué tipo de carro estamos hablando?

Nuestra fuente cree que Bugatti juega por ahora con la idea de un vehículo alto de cuatro puertas que no es, ni luce como, una SUV tradicional. O, como lo explica Car Magazine, “una crossover deportiva con una posición de manejo más alta, con una carrocería baja y no tan cuadrada como una SUV”.

Lo que sabemos con certeza es que el nuevo modelo será muy caro. Winkelmann admitió que el precio estimado al que apunta Bugatti será de un millón de dólares. Y aunque esta cifra pondrá al vehículo al tope de su segmento, no es tan caro o extremo como un Chiron regular.

“El nuevo carro será el más importante y más caro de su sector”, comentó Winkelmann, agregando que ”no será el Bugatti más extremo ni el más costoso. El Chiron siempre estará al tope”.

Todo debería aclararse un poco en los próximos años. Bugatti lanzará el vehículo en 2023 con una producción limitada a 800 unidades por año.

Fuente: CAR Magazine