Kia necesita que más gente compre Stingers para invertir en una nueva generación.

Desde su introducción a finales de 2017, el Kia Stinger fue un éxito inmediato con la crítica, pero no con el público. Como sedán de performance asequible, es mucho lo bueno que hay que decir del Stinger, pero Kia no está satisfecha con las ventas del modelo. El fabricante está considerando aún si invertirá en una segunda generación del modelo.

“Hasta el momento no creo que haya funcionado tan bien como esperábamos”, le reconoció a Car Sales el jefe de diseño de Kia en Alemania, Gregory Guillaume. “Nunca habíamos pensado en fabricar un gran volumen de unidades, era un carro de imagen. Habíamos apostado a un buen número de ventas en el mercado de Estados Unidos, donde creíamos que la respuesta iba a ser más favorable”, añadió el ejecutivo.

Galería: Kia Stinger GTS 2019

Según Guillaume, la marca debe poner las barbas en remojo y tener paciencia con el Stinger, el público aún no está familiarizado con un sedán de performance de Kia, la compañía necesitará esperar al menos una generación más antes de decidir dejar ese segmento.

“Como saben hay mucho que se habla en torno a electrifcación, por lo que el Stinger podría convertirse en algo diferente. Todavía no lo sabemos, tenemos tiempo de analizarlo”, explicó Guillaume a Car Sales en referencia a un posible futuro híbrido o eléctrico.

En Australia el Stinger obtuvo la mitad de las ventas proyectadas, según Car Sales, y su desempeño en Estados Unidos, no han sido mucho más efectivo. Desde enero a agosto de 2019 Kia entregó 9,435 unidades, contra 11,624 en el mismo período de 2018. Los concesionarios hicieron un esfuerzo con algunos descuentos para mejorar ese registro.

El Stinger más potente en Estados Unidos ese el GTS de edición limitada, que cuenta con un diferencial de deslizamiento limitado y modo Drift, que canaliza su tracción total exclusivamente al eje delantero.

Fuente: Car Advice