La infraestructura necesita ser mejorada enormemente, dice el CEO.

Jaguar Land Rover quiere una gran parte del pastel eléctrico, y a tal fin empezó su ataque con la crossover eléctrica I-Pace de Jaguar. Aunque las ventas en agosto de este año no fueron especialmente buenas para el modelo, todavía representan aproximadamente del 9 al 10% de las entregas totales de Jaguar. Sin embargo, a pesar de los resultados relativamente fuertes en el sector de vehículos eléctricos para el fabricante británico hasta el momento, el CEO de Jaguar Land Rover, Ralf Speth, admitió que los carros eléctricos de hoy siguen siendo demasiado caros. Y esto no cambiará en el corto plazo.

En declaraciones a Autocar, Speth dijo que cree que los eléctricos son el futuro de la industria automotriz. El paso más importante en estos días debería ser la integración de una mejor red de carga. La revolución tendrá lugar cuando haya mayor demanda de cargadores, "vendrá más tarde, pero vendrá".

Galería: Prueba: Jaguar I-Pace EV400 HSE 2019

"Espero que la infraestructura esté lista", dijo Speth. "El precio de los carros eléctricos sigue siendo demasiado alto, y necesitamos lograr autonomías más largas, para lo que requerimos de baterías enormes que encarecen los vehículos", dijo el ejecutivo. La esperanza es que la tecnología traiga baterías más pequeñas con mayores capacidades de carga que permita reducir los costos.

El pronóstico de Speth para los próximos tres a cinco años no es optimista en términos de los precios finales al cliente de los carros eléctricos nuevos. Por ejemplo, la propia I-Pace de Jaguar tiene un MSRP de $69,500 en Estados Unidos, lo que la convierte en la segunda Jaguar más cara del país después del XJ 2019 de $76,000. Y esto probablemente no cambiará hasta al menos 2025.

"No habrá un costo reducido de tres a cinco años", agregó Speth. “Necesitamos una red de carga más densa, más calidad y más cantidad, que esté más estandarizada y proporcione una carga más rápida. Claramente necesitas una buena difusión en todo el país, no solo en Londres ".

Fuente: Autocar