$773.50 por mes, para mayor exactitud.

El placer de tener un carro nuevo, independientemente de su marca y modelo, no se puede comparar con nada. Sabemos que todos los entusiastas saben exactamente de qué estamos hablando. Desafortunadamente, con cada año que pasa, este placer se hace cada vez más caro, y cada vez menos personas pueden permitírselo. Según la Asociación de Automovilistas de América, mejor conocida como AAA, el precio promedio de un carro nuevo está cerca de $40,000 actualmente.

Pero más importante aún es que la última investigación de AAA muestra que el propietario estadounidense promedio gasta aproximadamente $9,282 por año en su carro, lo que equivale a $773.50 por mes. Eso es significativamente más alto que los $8,849 promedio inicados por el mismo estudio el año pasado, lo que demuestra que la tenencia de un automóvil se encarece año tras año.

Por supuesto, una serie de factores contribuyen a este aumento. En su mayoría, esto se debe al hecho de que cada vez más clientes abandonan los carros más pequeños y asequibles por pickups grandes y SUVs, que generalmente son más caras de comprar y arrendar, mantener y asegurar. Es por eso que los costos varían ampliamente según el segmento.  Las camionetas son las más costosas de adquirir con un costo anual de $10,839. En el otro lado del espectro, los sedanes pequeños son significativamente más baratos con un gasto anual promedio de $7,114.

Los costos financieros también aumentaron en comparación con el año pasado. Con el aumento de las tasas de interés y los períodos de préstamo y arrendamiento más largos, los cargos financieros promedio son de $920 por mes, en comparación con $744 en 2018. Sin embargo, el factor más importante sigue siendo la depreciación, que representa aproximadamente el 36% del costo promedio anual de propiedad. En promedio, la depreciación de un vehículo en Estados Unidos es de $3,334 por año.

"Los costos financieros representaron más del 40% del aumento total en los costos promedio de propiedad de vehículos", comenta John Nielsen, director gerente de Ingeniería y Reparación Automotriz de AAA. "AAA descubrió que los cargos financieros aumentaron más en los últimos 12 meses, que cualquier otro gasto importante asociado con la posesión de un vehículo".