Esta visualización responde la interrogante, aunque solo sea desde el punto de vista visual.

Los fabricantes de vehículos no siempre responden a las expectativas de los entusiastas. La obligación de las compañías automotrices es la de cubrir las necesidades de transporte de la mayor cantidad de personas posible, y los entusiastas representamos una porción muy pequeña del publico comprador.  Pero a veces llegan carros que logran cumplir ambas misiones, la de satisfacer la necesidad de transporte para las masas, y a la vez proveer una experiencia de manejo emocionante y divertida. Tal es el caso del primer Volkswagen Golf, un modelo de diseño revolucionario -para su época-, que servía como medio de transporte práctico y eficiente, pero que también fue la base para el desarrollo del legendario GTI. A su llegada en 1974, como reemplazo del Volkswagen Beetle original en Europa y Estados Unidos, el Golf era un signo de su tiempo; una época en la que la gente, en medio de una aterrorizante crisis energética, buscaba los carros más económicos posible, pero en la que el Beetle, con un diseño de más de cuatro décadas de edad ya no estaba dando la talla. 

Galería: Este Volkswagen Beetle GTI visualizado es el escarabajo deportivo que nunca existió.

Pero, ¿qué habría pasado si el Beetle no hubiese sido retirado de sus mercados principales? Si los mandamás de Volkswagen y el mercado hubiesen dictado que el Beetle si era el carro económico ideal para  la década de los 70s. Esta es una pregunta muy difícil de responder, pero de lo que si estamos seguros es de que tarde o temprano habría llegado un Beetle GTI. Esa es exactamente la teoría que llevó a Abimelec Design a preparar este extraordinario render.

Con el diseño del escarabajo original dejado intacto, el Volkswagen Beetle GTI añade un turboalimentador de Audi Sport a su motor 1.6 litros con dos carburadores, lo que hubiese representado una novedad absoluta para la época. En términos de potencia el resultado de estas mejoras es estimado en 100 caballos de fuerza, lo que no nos sonará como mucho hoy en día, pero teniendo en cuenta que el Beetle pesaba menos de 1,900 libras, muy probablemente podría haber mostrado una performance similar a la del Golf GTI, y hasta superarlo en algunas métricas. El motor seguiría siendo enfriado por aire, como también lo era el de los Porsche 911 de la época, los neumáticos son más anchos, la suspensión habría sido mejorada, y los frenos sustituidos por frenos GTI con discos en las cuatro ruedas para lidiar con la potencia extra.  

Casi tan importante como su mecánica, es la acertada decoración del Beetle GTI, así como la cantidad de colores en la que habría sido ofrecido. En los medios sociales de Abimelec Design, se pueden ver más visualizaciones de carros increíbles.

Fuente: Abimilec Design via Facebook