McLaren probó un grupo de Sennas y encontró este problema en el 15% de ellos.

Lo sentimos, dueños del McLaren Senna en Estados Unidos, hay un retiro del mercado de su hipercarro debido a un defecto en el arnés de cableado que puede causar que el motor se detenga. El problema afecta a 129 carros, es decir, todas las unidades entregadas en el país antes del 8 de agosto de 2019.

Galería: McLaren Senna 2018: primer carro de producción

Según el recall de McLaren, una parte del arnés de cableado puede entrar en contacto "con un escudo térmico de tubería de enlace de metal". Con el tiempo, esto puede dañar al arnés y exponer los cables dentro de él.

Dependiendo de cuál cable resulte dañado, puede haber resultados diferentes. Los problemas potenciales incluyen ingresar al modo de reposo, limitación de torque, pérdida de velocidad, falla del motor y hasta combustible la entrada de combustible sin quemar al convertidor catalítico, lo que podría dañarlo.

McLaren examinó a 61 Sennas y descubrió que el 15% de ellos tenían cierto nivel de daño en el arnés. Sin embargo, ninguno de los carros en esta muestra tuvieron suficiente daño al cableado del arnés para causar un problema en el motor.

En el informe de retirada, el fabricante especifica que "no tiene conocimiento de ningún incidente en el mundo, reclamos de garantía o quejas de clientes que involucren rozaduras del arnés del motor".

McLaren descubrió este problema el 1 de agosto de 2019, cuando una inspección de un cliente mostró roces en el exterior del arnés de cableado del motor. La compañía comenzó una investigación y descubrió que este no era un incidente aislado.

Para solucionar el problema, los técnicos de McLaren desviaron al arnés. La declaración de la compañía a los distribuidores dice que la reparación debería requerir menos de dos horas.