Es puramente una obra de ficción, pero nos gusta cómo se ve.

El Taycan es el primer vehículo totalmente eléctrico de Porsche, y hasta ahora, a sólo un par de días desde su lanzamiento, la respuesta ha sido realmente positiva, salvo para el estratosférico  el precio base de $150,000 para el Taycan Turbo y $185,000 para el Turbo S. A decir verdad los nombre de los modelos también representan otra controversia, ya que ninguna de las dos variantes cuenta con nada remotamente parecido a un turbocompresor. Porsche está usando el apodo Turbo simplemente para identificar sus variantes más poderosas, algo que hace a través de toda su alineación.

Así las cosas, ya nos hemos vuelto hasta poéticos cuando especulamos sobre posibles futuras evoluciones de Taycan. Pocos Porsche intimidan tanto como un 911 GT2, y ese es exactamente el que nuestra visualización exclusiva intenta capturar. Lamentablemente no hay ningún indicio de que semejante variante del Taycan esté en los planes. Pero después de plasmar nuestros sueños en un dibujo, esperamos que todo cambie.

No hay grandes secretos detrás de este Taycan GT2. El frente trae el estilo del 911 GT2, y cuando decimos estilo nos referimos a grandes tomas de aire para un motor de combustión que en realidad no existe. En este caso, prevemos refrigeración adicional para los motores y las baterías, que pueden levantar temperatura ante la exigencia que la potencia de un GT2 requeriría. 

'

La disipación de calor no es lo único que le agregamos a nuestro Taycan GT2. También le incorporamos un enorme alerón ajustable en la parte trasera y ventilación sobre las ruedas delanteras para mejorar la aerodinámica. Sus rines específicos de GT2 son ligeros. Su despeje del suelo es más bajo aún que el Taycan Turbo S estándar. Y, claro, lleva el tono apropiado de verde. ¿Cuál es nuestro costo estimado de este carro? Pues, muy elevado.

Las posibilidades de ver un Taycan GT2 son menores que las de darle la razón a los tierraplanistas, así que por ahora quédate con nuestro render y deja volar tu imaginación. Después de todo, eso es lo que mejor hacen las visualizaciones: intrigar la mente e inspirar el alma.