Cortarle el techo de un híbrido de alta potencia podría no ser ideal para su cohesión estructural, pero se ve bien.

Está claro que la electrificación llegará a todos los extremos de la industria automotriz. Lamborghini entró a la carrera hace solo unos días con su Sian híbrido, que también es el Lambo más poderoso jamás producido. Con el corazón V12 de un Aventador debajo de esa carrocería, el tren motriz con infusión eléctrica genera 819 caballos de fuerza (602 kilovatios) que llega a las cuatro ruedas. Solo se construirán solo 63 ejemplares, y todos y cada uno de ellos ya fue vendido.

Aún así, Aksyononv Nikita en Bēhance.net decidió crear una serie de representaciones hipotéticas que representan una versión roadster. No es un aspecto malo para el hiper carro, especialmente cuando te das cuenta de que el techo arqueado es uno de los pocos puntos en el Sian donde encontrarás una curva. Con eso fuera de la ecuación, un roadster teórico se ve aún más extremo. El vidrio lateral hacia arriba con respiraderos inspirados por el Miura en la parte superior de las puertas parece hecho a medida para una versión sin techo, aunque es muy poco probable que Lamborghini produzca una versión convertible.

Lamborghini Sian Roadster Rendering

Su preción inicial de $3.6 millones no fue impedimento para que 63 clientes muy afluentes de Lambo levantaran la mano, lo que sin duda deja una puerta abierta a los ejecutivos de Lambo para seguir sacándole dinero al modelo. La construcción adicional de un número de roadsters no afectaría la exclusividad ni alteraría la producción de los 63 cupés ya confirmados. Y si se vendió tan rápido, tenemos que creer que hay compradores listos para otra versión.

Por supuesto, quitarle el techo a un carro no es lo mejor cuando se trata de rigidez estructural. Una cosa es cuando el carro tiene alrededor de 400hp, pero cuando se habla de 819 caballos con la torsión de un motor eléctrico, alterar la estructura un poco podría tener consecuencias nefastas. En ese sentido, podría no ser la falta de compradores lo que impida la producción de un Sian Roadster, sino las leyes de la física.

Fuente: Behance.net