Fue divertido mientras duró.

En julio de 2010, Bugatti hizo historia cuando el piloto oficial de pruebas, Pierre Henri Raphanel, estableció un récord de velocidad en tierra con un Veyron Super Sport sin restricciones promediando 267.8mph (430.9 kph) en el óvalo de alta velocidad Ehra-Lessian de Volkswagen. Unos años más tarde, el piloto de carreras chino Anthony Liu estableció un récord para el auto de producción con techo abierto más rápido con el Veyron Grand Sport Vitesse al lograr 254mph (408.8 kph) en el mismo campo de pruebas en Alemania.

El 2 de agosto de 2019, Andy Wallace, ganador de Le Mans y piloto de pruebas de Bugatti, llevó un Chiron especialmente diseñado a la misma pista en Baja Sajonia y alcanzó una velocidad de 304.7mph (490.4 kph).

Después de este logro inmenso, el presidente de la compañía, Stephan Winkelmann, reveló que la marca con sede en Molsheim ya no perseguirá récords de velocidad. El objetivo de Bugatti era ser el primer fabricante en romper la barrera de las 300mph, y ahora que lo han hecho con el Chiron de cola larga, la búsqueda ha terminado. De ahora en adelante, "nos centraremos en otras áreas", dijo Winkelmann.

Galería: Bugatti Chiron Sport construído para un record

Esto significa que Koenigsegg con el Jesko, Hennessey con el Venom F5 y SSC North America con el Tuatara son los fabricantes restantes interesados ​​en competir por el récord de velocidad máxima entre los carros de producción. Vale la pena recordar que el Chiron Sport utilizado el mes pasado no está disponible para la venta, por lo tanto, técnicamente no es un carro de producción. Dicho esto, hay fuertes indicios de que el fabricante producirá un Chiron Super Sport con especificaciones similares al auto que estableció el récord. 

Esa revelación no sería una sorpresa teniendo en cuenta que Bugatti lanzó un Veyron SS World Record Edition, aunque ese estaba limitado a 10mph menos que el récord de velocidad máxima, a 258mph (415 kph). El Grand Sport Vitesse también recibió una edición de WRE para celebrar el récord de velocidad abierta.

Bugatti ha publicado más detalles sobre el prototipo modificado, específicamente los neumáticos. Las llantas Michelin Pilot Sport Cup 2 de alta velocidad utilizados por el Chiron regular tuvieron que ser reforzadas una vez más para tolerar las enormes velocidades alcanzadas. Los cinturones fueron reforzados para manejar los 5,300 G mientras siendo legales en la calle, un indicio más de que podría llegar un Chiron SS en el futuro cercano.

Los neumáticos rotan hasta 4,100 veces en un minuto y han sido probados en los Estados Unidos a velocidades de hasta 317.5mph (511 kph). Cada neumático fue sometido a rayos X para garantizar la máxima optimización y el conjunto se instaló justo antes de la carrera récord.

En cuanto al conductor, Andy Wallace ya sabe lo que toma establecer récords de velocidad en tierra, habiendo establecido uno en marzo de 1998 con un McLaren F1 logrando 240.1 mph (386.2 kph). Para su nuevo intento, aceleró el Chiron a 186 mph (300 kph) en incrementos de 31 mph (50 kph) para verificar que todo estuviera en orden antes de alcanzar la velocidad máxima en la 5.4 millas rectas. A la velocidad máxima, el carro cubrió 136 metros (446 pies) por segundo.