Esta unidad del Chiron preparada especialmente para la proeza, podría presagiar un próximo Chiron Super Sport.

Bugatti dejó de lado su premisa de no preocuparse por los record, y llevó un Chiron Sport modificado a Alemania para convertirse en un nuevo rey de la velocidad en Ehra-Lessien. La impresionante marca de 304.773 mph (490.484 kph) alcanzada con Andy Wallace el volante fue verificada por la Asociación de Inspección Técnica de Alemania (TÜV), lo que confirma el récord de manera oficial.

No se trata de un Chiron Sport corriente. Bugatti se asoció con Dallara, una compañía italiana especialista en desarrollo de chasis, y con el fabricante francés de neumáticos Michelin, para modificar el hipercarro e ir a la cacería de las 300 millas por hora. Según Top Gear, el equipo estuvo trabajando en el vehículo durante seis meses previos a la prueba, lo que claramente rindió los frutos deseados. El modelo resultante es 25 centímetros (casi 10 pulgadas) más largo que el Chiron Sport estándar, y luce imponente gracias a carrocería ultra aerodinámica y a su nueva cola larga.

El alerón trasero y el freno de aire fueron reemplazados por una pieza fija a fin de reducir la resistencia lo más posible. Otro cambio es la instalación de una altura controlada por láser para hacer que la suspensión de ajuste automático reduzca aún mas la resistencia aerodinámica.

Igual de importante es el sistema de emisiones rediseñado, en el que dos pares de tubos de escape son colocados verticalmente, similar a lo que vimos el mes pasado en el tributo al EB110, el Centodieci.  Los ingenieros decidieron reubicar los tubos de escape a fin de reducir el impacto que tienen las emisiones tienen en la resistencia aerodinámica y en la aerodinámica misma, haciendo que las emisiones sean disparen lo más lejos posible de la parte trasera del vehículo.

Las imágenes del interior no están disponibles en el momento de escribir este artículo, pero Top Gear señala que el carro es técnicamente un monoplaza, ya que el asiento del pasajero ha sido reemplazado por una gran cantidad de computadoras. Bugatti instaló un asiento de seguridad para el conductor y una jaula antivuelco completa, mientras que también se eliminaron otros elementos para reducir el peso.

Galería: Bugatti Chiron Sport construído para un record

El tren motriz es el mismo utilizado por el Bugatti Centodieci mencionado anteriormente. Es decir el misio motor de W16 de 8.0 litros y cuatro turbos, que entrega 1,578 caballos de fuerza, con un sistema de tracción total y una transmisión automática de doble embrague de siete velocidades provista por la casa inglesa Ricardo.

Si te llaman la atención sus líneas naranja sobre la carrocería negra, estas sobre la psita de algo importante, ya que esta podría ser la manera de Bugatti de decirnos que hay un Chiron Super Sport en camino, especialmente cuando el Veyron usaba este mismo tipo de llamativos contrastes visuales. Bugatti aún no ha confirmado la producción de un Chiron Super Sport, pero Top Gear cree que esta increíble máquina de 304 mph, es un presagio de exactamente esa versión, que como siempre solo clientes con bolsillos virtualmente infinitos podrían comprar.

Por el momento, el Chiron Sport de cola larga es una unidad única considerada oficialmente como "prototipo -casi- de producción". Más allá de que llegue o no al mercado, es en efecto el hipercarro más rápido que existe, superando al Agera RS de Koenigsegg y su velocidad de 277.87 mph. ahora le toca el turno a, Koenigsegg, SSC Norteamérica o Hennessey.

Bugatti tendrá por siempre el crédito de haber sido el primer fabricante en romper la marca mágica de las 300 mph. Pero ahora los fanáticos de la velocidad amantes de los récords esperan un hipercarro que rompa los 500 km/h (310.686 mph). ¿Cuál será? En la lista de candidatos se anotan este virtual Chiron Super Sport, el Koenigsegg Jesko, el SSC Tuatara y el Hennessey Venom F5.

Fuente: Top Gear