Es como estar en una historia de ciencia ficción de la década de los 80.

Hoy, la mayoría de la gente no está familiarizada con Vector Motors. Sin embargo, la marca fue responsable de algunos vehículos realmente sorprendentes. Los Vector predominaron principalmente de finales de los 80 hasta mediados de los 90. Este video resalta cómo se siente estar detrás del volante del Vector W8.

Estos autos usan un motor V8 de doble turbo de 6.0 litros, derivado de GM, que produce alrededor de 625 caballos de fuerza (466 kilovatios) a través de una transmisión automática de tres velocidades con tracción trasera. Las especificaciones reclamadas en ese momento indicaban que el V8 podría alcanzar 60 millas por hora (96 kilómetros por hora) en 4.2 segundos, una cifra increíble para los principios de la década de 1990.

Galería: Vector W8 1992 se subastará en agosto

El W8 lleva un estilo que todavía llama la atención hoy (vea más en la galería de arriba). No hay una sola curva visible en ninguna parte de su carrocería. Cada panel es una pieza angular, que se combinan para crear uno de los vehículos más rectilineos que haya salido a la carretera.

El interior es aún más loco. Hay una pantalla CRT de color ámbar en el tablero que puede dar todo tipo de información, según sele indique a través de una serie de botones situados a la izquierda del asiento del conductor que permiten cambiar las vistas, incluso ver detalles del tren motriz, el velocímetro e información general como por ejemplo, si las puertas están abiertas. Hay tantos interruptores también en la cabina que hace que el interior parezca más la cabina de un avión viejo que la de un carro.

Aún así, abrir la puerta hacia arriba y ponerse detrás del volante parece ser una experiencia increíble. A diferencia de los Ferraris y Lamborghinis de la época, el W8 tuvo una producción total de solo 17 unidades entre 1990 y 1993. Ver un W8 es increíblemente especial, y conducir un ejemplar es una oportunidad única.

Fuente: DtRockstar1 via YouTube