Así continúa la tradición de 20 años de BMW como proveedor del vehículo.

MotoGP es el campeonato más importante del motociclismo mundial, o en otras palabras, se puede decir que es el equivalente motociclístico a la Fórmula 1.  En sus carreras el publico puede ver a los mejores motociclistas del mundo pasar a centímetros de distancia a velocidades que rodean las 200 millas por hora, mientras equilibran cuidadosamente lo que es esencialmente un motor con dos ruedas. Se necesitan años de experiencia, décadas de dedicación y un talento natural para la conducir motocicletas a ese nivel. Naturalmente, BMW, el socio oficial de vehículos de seguridad desde hace veinte años, necesita un automóvil que sea tan impresionante como las motocicletas que participan en los eventos del campeonato alrededor del mundo. (el continente americano tiene dos competencias en el calendario: Austin, Texas, y Termas de Río Hondo, al norte de Argentina). 

Galería: BMW M8 MotoGP Safety Car

El BMW M8 MotoGP Safety Car es el vehículo insignia de toda la flota de carros de seguridad, y se basa en el recientemente lanzado M8 Competition. Según Markus Flasch, presidente de BMW M, el BMW M8 y el BMW M8 GTE fueron desarrollados en paralelo. "Por eso fue un paso lógico para nosotros elegir la competencia BMW M8 como base para nuestro nuevo auto de seguridad MotoGP. Incluso en su versión de producción, este carro de alta performance es adecuado para las pistas. Con sus características técnicas innovadoras, es otro ejemplo más de nuestra búsqueda para seguir moviendo los límites hacia arriba. Con el BMW M8 MotoGP Safety Car, estamos realmente entusiasmados de presentar un nuevo y poderoso carro líder para el nivel máximo de las carreras de motocicletas”, dice.

El rendimiento del carro de seguridad M8 se mejora mediante numerosas piezas que también se pueden adaptar al M8 de producción. Por supuesto, tiene que ser liviano, aerodinámico y aún así ser increíble de ver. La adición de una barra de luces, características especiales de carrera y equipo de seguridad son los toques finales de esta bestia de 625 caballos de fuerza. El motor es un V8 de doble turbo con una transmisión automática de ocho velocidades, complementada por un sistema de tracción total, que permite que el M8 acelere de 0 a 62 millas por hora en solo 3.2 segundos. 

Fuente: BMW