El futuro de la marca y su línea de performance luce interesante.

Toyota parece decidida a dar un giro a su imagen y a la percepción sobre sus clientes. Con vehículos preparados por Gazoo Racing su división de performance, como el GR Super Sport, el Corolla GR Sport y el GR Supra GT4 Concept, la marca japonesa da un primer asomo de lo que depara el futuro en términos de modelos de performance. Aparentemente, hay mucho más por venir en los próximos años.

En una entrevista reciente a Automotive News, el jefe de ventas y marketing de Toyota para Europa, Matthew Harrison, confirmó que el fabricante trabajará en una versión de rendimiento de cada uno de sus modelos principales. La buena noticia es que el tratamiento GR incluirá incluso algunos de los modelos híbridos de la marca, lo que suena como toda una declaración de principios para el futuro.

"Estamos tratando de construir un vínculo más obvio con la marca GR, por eso estamos estableciendo para cada uno de nuestros modelos principales una versión GR Sport", dijo Harrison a la publicación. "Algunos de los modelos híbridos tendrán un grado GR", confirmó.

Lo que es aún más interesante, el presidente de Toyota Gazoo Racing, Shigeki Tomoyama, anunció recientemente que está presionando para obtener una versión de rendimiento de la pickup Hilux. Si este proyecto recibe luz verde, se inspirará en la camioneta Toyota ganadora del Dakar, en una aproximación a las camionetas de Ford de las carreras de baja que dieron origen a la F-150 Raptor.

Toyota planea tener tres niveles de vehículos de performance en la mayoría mercados donde participa. El primer nivel corresponderá los modelos 'GR Sport' con ajustes visuales pero sin aumento de potencia. Por encima de eso, los carros 'GR' que ofrecerán un aumento de potencia notable. El nivel superior los modelos GRMN, con el Yaris GMRN y el Corolla GRMN siendo los primeros en llegar.

¿Será que la Land Cruiser o el Camry tendrán una versión deportiva en el futuro?

Galería: Toyota Corolla GR Sport y Corolla Trek en el Auto Show de Ginebra 2019