Aún así elementos en el diseño del techo y del portón de acceso al motor, rinden homenaje al Corvette de los 60s.

Los verdaderos fanáticos del Corvette saben todo lo que hay que saber sobre en Sting Ray de ventana dividida. No, no es un error de tipeo, estamos hablando del Corvette Sting Ray C2 original, de la época en que el nombre Stingray se escribía como dos palabras separadas. Es decir entre 1963 y 1967.

En 1963, el primer año de su aparición, y solo en ese año, la ventana trasera del Sting Ray de techo duro estaba dividida en dos paneles de vidrio separados. La ventana dividida desapareció para el modelo 1964 después de duras críticas por la pobre visibilidad trasera que brindaba. Sin embargo su desaparición convirtió al Corvette Sting Ray de techo duro de 1963 en uno de los carros de colección más buscados del mundo. 

Chevrolet Corvette Sting Ray 1963

Hoy, más de medio siglo después, nos enteramos por un reporte de Muscle Cars and Trucks que la ventana trasera dividida casi retornó triunfante en el nuevo Corvette Stingray 2020. Parecía el momento correcto. Con el motor situado detrás de la cabina, la visibilidad del C8 es mucho peor que la de generaciones previas del Corvette, y una ventana dividida no la podía empeorar. Además, los sensores traseros y las cámaras retrovisoras disponibles en la actualidad, compensan cualquier deficiencia en visibilidad trasera, por lo que 2020 habría sido el momento ideal para el regreso de la ventana trasera dividida.

Pero desgraciadamente no pudo ser así, y no porque GM no lo intentara. En entrevista con Muscle Cars and Trucks, Tom Peters el director de diseño exterior de Chevrolet Performance explicó que cada propuesta de incorporación de la ventana trasera dividida "lucía forzada". En pocas palabras, los dos paneles de vidrio no se mezclaban visualmente bien con el resto del diseño. Esto no significa que la idea de homenajear el C3 haya sido abandonada completamente. En la entrevista, Peters indicó que en las lineas que corren por el techo continuan por el portón trasero del motor hasta llegar al emblema en la parte trasera del vehículo. Esta es una oda al 'ventana dividida' de 1963 con el motor debajo del vidrio, sirviendo como una especie de espina dorsal espiritual. Hay que usar la imaginación, pero funciona.

2020 Chevrolet Corvette Stingray

En todo caso, nos hubiese encantado ver una ventana dividida de verdad. Sin embargo, la falta está más que compensada por los 490 caballos de fuerza, y por el precio por debajo de $60,000 del C8, así que no creemos que nadie se vaya a enojar por la falta de la ventana trasera dividida. El C8 podría comenzar a llegar a los concesionarios a final de este año, y ya todas las unidades planeadas están comprometidas.

Galería: Chevrolet Corvette Stingray 2020