La enormes bocas delanteras distribuyen el flujo aire a través de todo el vehículo.

El Lamborghini SV-719 del artista Gaspare Conticelli es una propuesta de un nueva forma para los supercarros futuros de la marca. El diseño mantiene las mismas formas angulares que Lamborghini usa hoy, pero las suaviza y refresca, incorporando mas curvas y líneas ondeadas.

El diseño de Conticelli pone énfasis en la eficiencia aerodinámica. Hay dos enormes entradas de aire en la parte inferior del frente del vehículo que canalizan el aire a través del eje frontal para ser expulsado por las salidas de aire laterales.   Aperturas pequeñas en las esquinas traseras también aprovecharían ese flujo para refrescar el motor. 

Galería: Lamborghini SV-719 visualizado

Aunque son muy atractivas, todas estas entradas y salidas de aire restringirían considerablemente el espacio para pasajeros. A juzgar por las imágenes, el conductor tendría que ir sentado en el centro de la cabina para poder tener espacio para los pedales y el volante. Una distribución escalonada de asientos, como en el McLaren F1, sería una manera de abrir espacio para un pasajero. 

Motor1.com tuvo recientemente la oportunidad de conversar sobre el futuro de Lamborghini con su director comercial Federico Foschini. Quién confirmó que hay nuevos modelos en camino, pero también que la compañía no tiene planes de hacer crecer su línea de tres modelos. Hay reportes que indican que entre 2020 y 2022, llegaría el esperado sucesor del Aventador con un tren motriz híbrido que incluiría el motor V12 que utiliza el modelo actual, acoplado a una transmisión ultra rápida de doble embrague. 

La compañía también está trabajando en una versión aún más potente de su SUV Urus, cuyos detalles específicos son aún completamente desconocidos. Aún así no hay duda de que su potencia superará con comodidad los 641 caballos de fuerza (478 kilovatios) del modelo actual. Esta variante de la Urus, podría llegar a finales de este año para comenzar a ser distribuida en 2020.