Lo que representa nada menos que 118 caballos de fuerza adicionales con respecto a la versión regular.

Cuando la séptima generación del Volkswagen Golf GTI hizo su debut a principios de 2013, su motor de gasolina 2.0 TSI de cuatro cilindros acusaba 217 caballos de fuerza o 227 caballos con el paquete Performance. A medida que pasaron los años, la cifra creció gradualmente y llegó a alcanzar los 306 caballos de fuerza en la edición limitada Clubsport S, el cual es su momento fue el carro de producción con tracción delantera más rápido en el Nürburgring. Ahora, ABT decidió extraer aún más poder del compacto Aleman, y como base echó mano a la versión GTI TCR inspirada en las pistas.

Regularmente el Volkswagen Golf GTI TCR cuenta con 286 caballos de fuerza y ​​280 libras-pie de torque, pero ahora ABT ha llevado la potencia del modelo a un nuevo nivel. Gracias a su propia unidad computarizada de control del motor, el caballaje del cuatro cilindros puede ser llevado hasta 335 caballos y 317 libras-pie. Este envión adicional reduce dos décimas de segundo la aceleración de 0 a 62 millas por hora, que ahora toma solo 5.4 segundos.

Mientras que el Golf GTI TCR estándar tiene su velocidad tope limitada electrónicamente a 155 millas por hora (u opcionalmente a 162 mph), ABT la lleva hasta 164.6. Su paquete también incluirá un kit de suspensión ajustable en altura y resortes especiales, además de las barras estabilizadoras.

Galería: VW Golf GTI por ABT

Si no estás satisfecho con los diseños de rines de aleación del Golf GTI TCR de 18 y 19 pulgadas, ABT tiene un juego más grande de 20 con acabado en negro brillante para darle un toque estético más al potente hatchback.

Por supuesto que algunos preferirán esperar a la llegada de próxima generación del Golf GTI en 2020. Ya lo vimos a principios de este mes en el Nürburgring, cuando los voceros de Volkswagen lo calificaron como"genialmente infernal", en referencia a la celebrada pista alemana que también es conocida como el ‘infierno verde’.