12 sensores funcionan con una cámara para analizar la carretera y ajustar la suspensión automáticamente.

La Aviator 2020 no es el primer modelo de producción que cuenta con una suspensión adaptable que analiza el camino para ajustarse a las condiciones de la vía, pero si es la primera Lincoln en utilizar esta tecnología inteligente que busca maximizar la comodidad independientemente de la superficie en la que sela maneje. El sistema es muy similar la suspensión predictiva que vimos la semana pasada en el lanzamiento del sedán ejecutivo full size Audi A8 de tamaño completo.

¿Cómo funciona? La camioneta cuenta con literalmente una docena de sensores que monitorean permanentemente todo lo que les pase por delante, desde los movimientos de la carrocería, hasta la marcha misma del vehículo, al mismo tiempo que se mantienen atentos a los aumento y disminuciones de velocidad de la Aviator. Estos sensores altamente avanzados pueden leer los parámetros hasta 500 veces por segundo y trabajan juntos con una cámara montada en la parte delantera que explora y evalúa la superficie de la carretera hasta casi 50 pies (15.2 metros) más adelante.

Galería: Lincoln Aviator 2020

Oficialmente conocido como Adaptive Suspension con Road Preview (suspensión adaptable con vista previa del camino), el sistema puede detectar una variedad de desviaciones de altura desde 2 a 8 pulgadas (5.1 a 20.3 centímetros) de altura. Cada vez que ve una desviación de altura, las computadoras de la SUV ajustan la suspensión para garantizar la marcha más suave posible, incluso en superficies desiguales. Los sensores incorporados y la cámara frontal pueden trabajar juntos para permitir ajustes automáticos de la suspensión hasta 100 veces por segundo.

El especialista técnico en dinámica de vehículos de Lincoln, David Russell, menciona que los sensores son tan rápidos que activan los ajustes de la suspensión más rápido que un abrir y cerrar de ojos con más de 23,000 entradas de datos por segundo. El sistema de alta tecnología también sirve para detectar cuándo una rueda individual está cayendo en hueco. Cuando eso sucede, el sistema aumenta la rigidez del amortiguador para reducir lo más posible la severidad de la caída y el rebote del vehículo.

La Aviador 2020 está disponible opcionalmente con una suspensión Air Glide para mayor comodidad que reemplaza los resortes helicoidales rígidos estándar por resortes neumáticos. Como es el caso con el Audi A8, la suspensión se baja automáticamente cuando se va a ingresar al vehículo o usar el maletero. También incorpora un preajuste de suspensión Aero Height ('altitud aére', porque después de todo se trata de una 'Aviator') que reduce la altura de marcha del vehículo, a fin de maximizar la eficiencia y el rendimiento cuando se viaja a más de 70mph (113 kph). El otro lado de la moneda en el preajuste Deep Conditions (condiciones profundas) que eleva la suspensión al máximo para una mejor distancia al suelo durante labores todoterreno, la cual será sin duda una de las tecnologías más desaprovechadas de este camioneta.

La nueva y lujosa SUV de tres filas de Lincoln saldrá a la venta este verano con un precio inicial de $52,195, incluidos los aranceles. Quienes se vuelvan locos con el configurador, podrían llegar a ver facturas de hasta $91,145 por la versión híbrida más equipada de la Aviator Black Label Grand Touring.