Descuida, nadie sufrió heridas graves.

Una mujer en Hackensack, Nueva Jersey, terminó su SUV un poco más húmeda de lo que esperaba el pasado 6 de julio cuando salió con su Mercedes-Benz Clase ML de un centro de lavado, cayendo directamente al río Hackensack. La cámara de seguridad del establecimiento capturó el accidente, y un transeúnte publicó videos del rescate del vehículo (ver más abajo).

La conductora le dijo a la policía que accidentalmente presionó el acelerador cuando tenía la intención de apretar el freno. Había varias personas cerca, y el video los mostraba corriendo hacia la orilla para rescatar a la mujer y a su pasajero. Las imágenes del incidente indican que la SUV casi no llegó a sumergirse, y solo la parte delantera estaba en el agua. Después de la revisión de un mecánico, concluyeron que la SUV ni siquiera necesita reparaciones importantes del episodio.

 

"No hay barreras físicas instaladas en el lugar para evitar que los vehículos ingresen al área que conduce al lugar donde la camioneta cayó al agua", dijo la capitana de la policía de Hackensack City, Nicole Foley, en un comunicado, según NJ.com.

 

La mujer de 64 años fue hospitalizada con heridas leves, aunque Foley le dijo a NJ.com que solo fue por precaución. El pasajero, de 27, no requirió atención médica.

Dado que nadie resultó gravemente herido, y posiblemente ni siquiera haya habido daños graves en la Mercedes-Benz, este choque resultó muy leve. El incidente es una buena lección de que puede ser fácil pisar el pedal equivocado. Si esto te sucede, la clave no es entrar en pánico.