La suspensión se ajusta automáticamente en cinco décimas de segundo.

Cuando el Audi S8 hizo su debut a principios de mes, una de sus características principales destacadas en el comunicado de prensa fue la suspensión predictiva capaz de limitar el movimiento del cuerpo y aumentar la comodidad. Es estándar en el derivado más caliente, y ahora la gente de Ingolstadt ha anunciado que será una opción en los modelos A8 normales en Europa equipados con los motores TFSI.

Audi usa la palabra "inicialmente" en cuanto a la disponibilidad de la suspensión solo en las unidades de gasolina, por lo que probablemente esperamos que los motores diésel también obtendrán el sistema inteligente más adelante en el ciclo de vida del A8. ¿Cómo funciona realmente? Permitiremos que Audi explique mejor la tecnología ingeniosa:

“Hay motores eléctricos compactos ubicados cerca de cada una de las ruedas del Audi A8, que funcionan con el sistema eléctrico primario de 48 voltios del auto y se rigen por la potencia electrónica. Una transmisión por correa y una transmisión armónica compacta incrementan el par del motor eléctrico casi 200 veces hasta 1.100 Nm (811.3 lb-ft) y lo aplican a un tubo giratorio de acero. Este último está permanentemente unido a una barra de titanio precargada ubicada en su interior y capaz de girar más de 20 grados. "Desde el extremo del tubo giratorio, la fuerza se transmite a la suspensión a través de una palanca y una varilla de acoplamiento; en la suspensión delantera actúa sobre el puntal de resorte y en la suspensión trasera sobre el eslabón transversal".

Gracias a la suspensión neumática, Audi dice que el A8 maneja casi como un automóvil deportivo cuando se activa el modo "Dynamic" y reduce el movimiento de la carrocería por más de 5 grados a solo 2 grados durante las curvas rápidas. Encienda "Comfort Plus" desde el Audi drive select y la suspensión neumática eliminará todas las imperfecciones de la carretera para permitir una conducción suave como la seda digna de un super lujoso.

La suspensión predictiva del Audi A8 funciona en tándem con una cámara montada en la parte frontal capaz de detectar superficies irregulares antes de que realmente conduzca sobre ellas para preparar al auto mediante el ajuste previo de la suspensión para que sea más cómodo. La cámara es tan rápida que recopila información sobre la superficie hacia adelante 18 veces por segundo, mientras que la suspensión activa puede bajar o levantar el cuerpo del sedán hasta 85 milímetros (3.3 pulgadas) en cinco décimas de segundo.

Galería: Audi A8 con suspensión predictiva activa

La suspensión predictiva viene con un beneficio incluso cuando el auto está parado, ya que eleva automáticamente la carrocería hasta 50 mm (2 pulgadas) cuando usa la manija de la puerta para permitir una entrada más fácil. Lujoso.

Estarà disponible en Europa a partir de agosto, la suspensión activa predictiva opcional costará €5,450 (precios alemanes).