Le va a sobrar potencia para resbalar de costado, pero ¿es eso algo que realmente quieres hacer en una SUV?

En comparación con los sedanes, un par de características clave de las crossovers y las SUV son sus altas carrocerías y una mayor despeje con el suelo. Estos aspectos representan una ventaja cuando evalúas el espacio interior y la funcionalidad fuera de la carretera, pero el resultado es un centro de gravedad más alto, lo que las hace inherentemente más inestables. Esto no es beneficioso cuando se trata de performance, pero puede ser especialmente problemático cuando un vehículo está patinando hacia los costados, ya sea por accidente o a propósito.

Sin embargo, parece que Aston Martin podría estar interesada en explorar las capacidades laterales con su próxima DBX, su primera SUV. En un informe reciente de Car Advice, el Gerente Senior de Dinámica de Vehículos de Aston Martin, Ian Hartley, aparentemente se mostró escueto ante la posibilidad de que el modo Drift se incorpore en la DBX. De acuerdo con el artículo, Hartley dijo que apostaba todo por él, aunque no llegó a confirmar la noticia por completo.

Galería: Aston Martin DBX Prototipo

¿Por qué es esto un problema para los vehículos con un centro de gravedad más alto? Sin entrar en un terreno demasiado técnico, podemos explicarte de manera sencilla que cuanto más alto sea el centro de gravedad, más fácil será para un vehículo volcarse. Las fuerza de aceleración gravitacional son más efectivas en voltear mientras que el vehículo vaya mas despegado del suelo, especialmente virando a alta velocidad. Agrégale la dinámica de un derrape, y bueno, ya verás por qué tanta preocupación. Es cierto que los prototipos DBX que hemos visto lucen relativamente bajos a comparación de SUVs y crossovers tradicionales, y también son bastante anchos. Pero sigue siendo notablemente más alta que un Vantage AMR, y también cuenta con su sistema de tracción en todas las ruedas que tiende a mantener los neumáticos en su lugar. Eso no quiere decir que no pueda transmitir toda la potencia solo a las llantas traseras como un BMW M5, pero si compraras una SUV de alto rendimiento: ¿Te interesaría este tipo de ideas?

Todavía no conocemos los detalles sobre la versión de producción de la SUV. Se espera que lleve bajo el capó un V8 doble turbo de 4.0 litros de origen AMG en el lanzamiento, con un V12 que se podría incorporar a la gama más adelante. En ese sentido, definitivamente debería tener todo tipo de poder para entregar derrapes cargados de humo. Sin embargo, ya sabemos por qué nunca vimos SUVs con esa capacidad. En última instancia, Aston Martin tendrá que decidir si el riesgo de un vuelco vale la recompensa en términos de difusión de la marca.

.

Fuente: Car Advice